• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), advirtió este jueves que entre los impactos negativos sobre la niñez, existen denuncias de acciones de adoctrinamiento político en algunas escuelas públicas; así como alteración de los horarios y calendarios escolares como consecuencia de la crisis y deserción escolar por el incremento del trabajo infantil.

“Entre los impactos negativos sobre la niñez, organizaciones de la sociedad civil denuncian acciones de adoctrinamiento político en algunas escuelas públicas; alteración de los horarios y calendarios escolares como consecuencia de la crisis; deserción escolar por el incremento del trabajo infantil, debido a dificultades económicas que afectan en particular a familias desplazadas y obligan a algunos niños, niñas y adolescentes a cuidar sus tierras, para evitar que sean tomadas”, indicó el organismos en un nuevo informe.

Almagro: “Modelo cubano” es exportado a Nicaragua

Añadió que “de igual manera, las niñas, niños y adolescentes habrían visto afectados sus derechos al descanso, el esparcimiento, el juego y la cultura debido a la presencia de agentes armados en las comunidades y en el espacio público”.

Existen denuncias de acciones de adoctrinamiento político en algunas escuelas públicas; así como alteración de los horarios y calendarios escolares como consecuencia de la crisis y deserción escolar por el incremento del trabajo infantil. Archivo/END

El organismo añade que en las últimas semanas “observa un incremento de actos de violencia y represión para disuadir las manifestaciones públicas en el país”.

Señaló que también han documentado situaciones de hostigamiento por autoridades estatales en contra de las madres de personas detenidas; con base en estereotipos discriminatorios basados en su género.

“Estas mujeres estarían siendo responsabilizadas de la violencia ejercida contra sus hijos ‘al no haber cuidado de la educación’ de ellos”, denunció la CIDH.

“No hay excusa para el uso desproporcionado de la fuerza”

El informe también menciona las detenciones de manifestantes antigubernamentales ocurridas el pasado domingo en Camino de Oriente, Managua. La Policía reportó 38 arrestos, pero la CIDH dice que tuvo conocimiento de al menos 50 casos.

Existen denuncias de acciones de adoctrinamiento político en algunas escuelas públicas; así como alteración de los horarios y calendarios escolares como consecuencia de la crisis y deserción escolar por el incremento del trabajo infantil. Archivo/END

“El Meseni constató una fuerte represión y un importante número de detenciones en el marco de las marchas convocadas por organizaciones de la sociedad civil. La CIDH viene observando con preocupación la persistencia del uso de la detención como forma de represión de la protesta social, así como la criminalización de personas que participaron en las diversas formas de manifestación pacífica contra el Gobierno de Nicaragua desde abril”, agrega el reporte.

Detenciones ilegales

La CIDH reiteró que una detención no se considera legal cuando se practica al margen de los motivos y en los casos que establecen la ley y cuando se ejecuta sin la observancia de todas las formalidades procesales por las autoridades judiciales y policiales.

Al respecto, la CIDH llamó al Estado nicaragüense a “cesar de inmediato la represión a los manifestantes y la detención arbitraria de quienes participan de las protestas, así como a garantizar seguridad de las personas en contextos de manifestaciones públicas”.

300 acusados en seis meses de protestas

La relatora para Nicaragua de la CIDH, comisionada Antonia Urrejola, indicó que “el Estado debe investigar todos los actos de violencia cometidos en el contexto de las protestas y manifestaciones, de manera imparcial y con la debida diligencia, y garantizar los derechos a la reunión pacífica y la libertad de expresión”.

La CIDH advirtió que la crisis está teniendo efectos de forma particular entre mujeres, niños, niñas y adolescentes “por las diversas formas de represión y criminalización en el país”.

“El Meseni ha tomado conocimiento con mucha preocupación de denuncias sobre casos de violencia sexual contra mujeres e, incluso, actos de violación en el contexto de la represión, y continúa monitoreando antecedentes sobre otros posibles casos y patrones de violencia contra las mujeres”, advierte el informe.