• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Carlos Alberto Bonilla López, de 17 años, cumplió este sábado exactamente seis meses de haber sido asesinado con un disparo en el rostro en Ciudad Sandino, durante las protestas que estallaron desde abril pasado en Nicaragua.

Sus compañeros de la banda “Independencia Renacimiento”, de la que él formaba parte, realizaron un homenaje en su memoria en el cementerio de este municipio.

El acto consistió en tocar, a pocos pasos de la tumba de Bonilla, una de sus canciones favoritas: “17 años”, de los Ángeles Azules.

Decenas de jóvenes con sus instrumentos musicales realizaron la presentación en la que estuvieron presentes algunos familiares de la joven víctima.

Carlos Bonilla era el encargado de tocar el instrumento llamado bombo, indicaron algunos de sus compañeros, quienes también vestían camisetas con la fotografía del adolescente.

Alrededor de la tumba de Bonilla, también están las de otros jóvenes que murieron durante las protestas, como Moroni Jacob López, quien también falleció el 20 de abril en las afueras de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) y Nelson Enrique Téllez, quien fue asesinado el dos de junio en Ciudad Sandino.

El homenaje a Bonilla duró al menos 15 minutos, pero fue suficiente para hacer brotar las lágrimas, ante la enorme emoción que sintieron sus familiares y amigos del joven asesinado de un disparo en la cara.

El instrumento que tocaba Carlos Bonilla en la banda era el bombo. Alex Pérez/ END

Gerald Herrera, uno de los compañeros de banda de Bonilla, aseguró que decidieron rendir este homenaje porque a Carlos Bonilla le apasionaba tocar con el grupo.

“Fuimos de los primeros en darnos cuenta de su muerte. Y ahora, hacer los ensayos y no verlo a él es algo muy triste”, declaró Herrera.

Por su parte, Jesús Hernández, otro de los compañeros de Bonilla relató que su amigo "era muy talentoso para tocar el bombo y muy alegre".

Al igual que el resto de los integrantes de la banda, dijo que seguirán exigiendo que se haga justicia por la muerte de su joven amigo.

Los amigos de Carlos Bonilla dijeron que seguirán demandando justicia por la muerte del joven. Alexander Pérez/ END

“Es un acto que no puede quedar sin justicia. El dolor es muy fuerte para su familia y para nosotros que éramos sus compañeros. Fue un golpe muy duro. Era de los mejores”, expresó Hernández.

La crisis sociopolítica en el país ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos y cientos de personas detenidas, en el contexto de las protestas contra el Gobierno de Nicaragua.