• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Los casos de malaria en Nicaragua siguen multiplicándose sin lograr una disminución sobre todo el Caribe Norte del país, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

Hasta la semana 41 de este año el Minsa reportó un incremento de 63.1% de los casos con respecto al mismo periodo del 2017, según el boletín epidemiológico semanal. Por lo que hasta el 14 de septiembre al menos 10,982 personas habían enfermado de malaria en Nicaragua.

Lo anterior significa que hasta la fecha los casos de malaria ya superaron al total de casos que se reportaron durante el año pasado: 10,846, una cifra que según datos del Minsa, representaban el pico más alto de afectación por esta enfermedad desde 2005.

La malaria es una enfermedad febril aguda transmitida por el mosquito Anopheles. EFE/END.

De hecho, este aumento de casos le valió al país salir de la lista de países que la Organización Mundial de la Salud (OMS) preveía que eliminaran la malaria para el año 2020.

La malaria es una enfermedad febril aguda transmitida por el mosquito Anopheles que se manifiesta con síntomas como fiebre, dolor de cabeza y escalofríos, según la OMS. La enfermedad es potencialmente mortal, y aunque el año pasado no cobró ninguna vida, este año el Minsa ya se reportó tres muertes por esta causa.

Hasta la semana 41 de este año el Minsa reportó un incremento de 63.1% de los casos con respecto al mismo periodo del 2017. ARCHIVO/END.

Un niño de 10 años en Bilwi fue el primer fallecido. “Estuvo ingresado durante 5 días en la Unidad de Cuidados Intensivos en Bilwi, Kerry Jonas Gostas, de 10 años”, dijo el 7 de agosto la vicepresidenta Rosario Murillo. Otra de las víctimas de la malaria fue Ángela Ballesteros, de 16 años de edad, también de Bilwi, quien falleció a inicios de septiembre, según reportaron medios oficialistas.

La ministra de Salud, Sonia Castro, informó a inicios de septiembre que 90% del total de casos de malaria reportados en el país se concentraban en la Región Autónoma del Caribe Norte, especialmente en Puerto Cabezas. Ese día el sistema regional del Minsa también decretó una emergencia sanitaria en Bilwi debido al incremento de casos de malaria y dengue.

En ese momento, Castro destacó que existía un “plan integral” que se realizaría en conjunto con las alcaldías y el gobierno regional para garantizar “una contención en la propagación de la malaria”, lo que incluía una brigada de 15 especialistas que realizarían estudios del vector.