• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A pesar de las abundantes precipitaciones que se han registrado en las últimas semanas, el sector agropecuario de Rivas, reporta más beneficios que daños, según un monitoreo realizado por la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), de este departamento.

“El monitoreo fue realizado en zonas productivas de los municipios de este departamento, tras las constantes precipitaciones de octubre, y en él se constató que hay más beneficios que daños”, refirió, el presidente de la UNAG, de Rivas, Santos Nicoya.

Afirmó que las lluvias de octubre han sido positivas, porque han contrarrestado los efectos negativos ocasionados por el invierno irregular que se ha registrado este año.

“El reporte es que aunque hay daños mínimos, las lluvias han mejorado las condiciones de las zonas productivas de este departamento, y han sido un aliento para productores de granos básicos que estaban siendo afectados por la falta de humedad, y en el caso de las plantaciones de musáceas hasta ya se hacía planes de riego”, explicó

Dijo que en el presente ciclo de postrera, los municipios con mayor actividad agrícola son Tola, Belén, y los de Moyogalpa y Altagracia, localizados en la Isla de Ometepe, y que el cultivo de frijoles es el que más prevalece con un área de siembra que se estima en 3,000 manzanas y en segundo lugar la siembra de arroz.

Dañados por esceso de agua

Las zonas donde se han reportado daños parciales a los cultivos de frijoles se localizan principalmente en el sector noroeste de la Isla de Ometepe entre las comunidades de La Flor y San Marcos.

Emir Saballos, productor del municipio de Moyogalpa, reveló que en esta zona las lluvias han afectado el 10% de los cultivos de frijol por exceso de agua.

“Yo perdí manzana y media debido a que el exceso de agua quemó las plantas y otras fueron destrozadas por las corrientes, y en el recorrido que se ha hecho por estas comunidades se estima que la afectación en las parcelas de frijol es del 10%”, detalló.

En Tola, el profesor César Lumbí, fue uno de los pequeños productores afectados, ya que las fuertes precipitaciones registradas el 16 de octubre en este municipio, le “sepultaron”, la media manzana de frijoles que había sembrado en su parcela.