• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Nicaragua suspendió ayer el estado de alerta roja que se encontraba activo desde el martes pasado en ocho departamentos y en las dos regiones autónomas del país, debido a las intensas lluvias que se habían reportado en esa zona.

En específico, Managua, Boaco, León, Chinandega, Estelí, Madriz, Nueva Segovia, Matagalpa, Jinotega, Caribe Norte, Triángulo Minero y Caribe Sur son los departamentos en donde se degradó la alerta climatológica de roja a amarilla.

“Aparentemente no hay ningún riesgo de que los fenómenos que están en la región sean fenómenos particularmente peligrosos para nuestro país”, aseguró ayer la vicepresidenta Rosario Murillo a medios oficialistas.

Aunque ayer se suspendió la alerta roja, la alerta amarilla que representa “estado preventivo” se mantiene activa en todo el país. El Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) aseguró que estaría pendiente de cualquier “situación extrema” que pueda presentarse en los próximos días.

Daños

Las lluvias persistentes, que han provocado 21 muertos en octubre, causaron desbordes de ríos, inundaciones y suspensión de servicios básicos en Nicaragua, donde además dañaron viviendas, escuelas y edificios privados y estatales.

Solo la semana pasada, mientras se mantuvo la alerta roja, fallecieron 17 personas en el contexto de las lluvias torrenciales en el país, incluyendo a la familia de cuatro personas que murió soterrada el pasado sábado por un deslizamiento de tierras en Santa María de Pantasma, Jinotega.

También en Waslala, Tipitapa y Camoapa, se reportaron fallecidos a causa de desborde de ríos o quebradas.

Según datos oficiales, las autoridades atendieron a más de 300 mil personas mientras se mantuvo activada la alerta roja en todo el país.