•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El joven Juan Kirklan, de 25 años, apareció herido la mañana de ayer en un hospital de Managua, unas tres horas después de haber sido secuestrado por encapuchados en el barrio El Riguero, denunció su familia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“Me llamaron y me dijeron que ‘está ahorita en el hospital Manolo Morales’. Supuestamente a él lo asaltaron, le robaron y lo tenían en la delegación 5, de ahí lo llevaron al (hospital), pero no sé cómo está”, declaró a periodistas Glenda Kirklan, madre del joven, sin precisar el origen de la llamada telefónica.

El momento cuando Juan Kirklan, de 25 años, fue interceptado y secuestrado por desconocidos, en el bar-rio el riguero, quedó grabado por una cámara de seguridad.

El momento en el que Kirklan fue capturado, a las 6:40 a.m. de ayer, quedó captado en video por las cámaras de seguridad de un establecimiento cercano al sitio, donde se muestra cuando un encapuchado se baja de una camioneta gris, forcejea con el joven y lo intimida con un arma para subirlo al vehículo.

Posteriormente, cuando fue difundido en redes sociales, uno de los vecinos se lo mostró a la mamá del joven y esta lo reconoció por la ropa que llevaba puesta, relató la mujer.

“Miré que era mi hijo el que estaba siendo secuestrado, siendo metido a esa camioneta en contra de la voluntad de él”, explicó la madre del detenido, quien además aún estaba conmocionada por el hecho.

Glenda Kirklan, madre de Juan Kirklan.

De acuerdo con la mamá del detenido, Kirklan salió unos diez minutos antes de ser secuestrado y se dirigía al hospital Militar, donde labora como técnico de máquinas desde hace ocho años.

Patrón de detención a manifestantes

Aunque la madre de Juan Kirklan no negó que su hijo haya estado involucrado en las manifestaciones, aseguró desconocer si esta captura tiene algún trasfondo “político”.

Organismos de derechos humanos han señalado que este “patrón” de detenciones, ejecutadas por civiles armados y sin ninguna orden judicial, está relacionado con la captura de personas que participaron en las protestas antigubernamentales.

Una cámara captó el secuestro del joven Juan Kirklan.

En muchos casos, estos son presentados por las autoridades policiales como “delincuentes” y luego procesados en los tribunales locales.

Por su parte, el abogado Pablo Cuevas, funcionario de la CPDH, se refirió a esta forma de detención de la Policía como un “modus operandi”, haciendo alusión al caso del estudiante Álvaro Briceño, quien fue detenido el 1 de octubre en la capital luego de un plantón, y estuvo recluido más de dos semanas en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

“Ya no se sabe cuándo es una autoridad policial o son civiles que están ejerciendo una acción delictiva. Nosotros estamos sumamente preocupados por hechos como este”, señaló Cuevas.

Hasta la tarde de ayer no se logró confirmar si Kirklan se encontraba en el hospital como paciente o si estaba custodiado por policías en calidad de detenido.