•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cincuenta y cinco días  estuvo  dentro de un hoyo, donde ni siquiera se miraba las palmas de las manos, el basquetbolista Carlos Silva Rodríguez, de 43 años, a quien la Fiscalía le atribuye los delitos de entorpecimiento de servicios públicos y exposición de personas al peligro.

Lea: Familia de joven secuestrado en Managua evita ampliar denuncia

Así lo denunció su abogado, Vladimir Miranda, una vez concluida la audiencia inicial en el Juzgado IV Local Penal de Managua, donde la jueza mandó a juicio para una fecha aún no establecida a Carlos Silva,  quien, según la Fiscalía, derribó un arbolata en la rotonda Universitaria el 11 de mayo del 2018.

“Los 55 días que Carlos Silva pasó en ese hoyo en la DAJ  afectó su visión”, señaló el abogado defensor en declaraciones a los periodistas al salir ayer de la sala número 20 del Complejo Judicial Central Managua, donde se realizó la audiencia inicial.

En la acusación presentada en el Juzgado Cuarto Local Penal  de la capital, la Fiscalía lo inculpa  por el derribamiento de un llamado “árbol de la vida” de 21 metros de alto por 13 de ancho y un peso de 10 toneladas.

Los hechos acontecieron a las  11:56 p.m. del 11 de mayo  del año en curso, según el escrito acusatorio de la Fiscalía,  donde también lo acusan de haber levantado adoquines al día siguiente en ese mismo sitio, de acuerdo con  el órgano acusador.

Alegan detención ilegal

El abogado Vladimir Miranda alegó desde la audiencia preliminar que se realizó  el 17 de octubre; es decir, 53 días después de la captura de Carlos Silva Rodríguez en el parque Luis Alfonso Velásquez  la noche del 25 de agosto del mismo año.

“Alegamos la detención ilegal de Carlos ( Silva), pero la jueza no lo tomó en cuenta”, aseguró el abogado defensor, a la vez que mostraba el recurso de exhibición personal presentado a favor de Carlos Silva, el 27de agosto, una vez vencido el plazo de las 48  horas para ser puesto a la orden del juez.

La defensa del basquetbolista también mostró el acta de intimación (requerimiento) que hizo la jueza ejecutora, Zaida Obando Vega, quien se presentó a la DAJ el 29 de agosto a cumplir con mandamiento emitido por los

La Fiscalía respalda su acusación con  los  testimonios de José  Tomás Sánchez y Wilfredo Zeas Sandino, quienes son ofrecidos como supuestos testigos presenciales de los hechos que le son imputados a Carlos Silva.