•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La presidenta de la Comisión Intera-mericana de Derechos Humanos (CIDH), Margarette May Macaulay, pidió al Gobierno de Nicaragua “proteger la vida e integridad de personas detenidas” tras expresar su preocupación por el estado de salud de Brenda Muñoz, una mujer con cáncer de páncreas en fase terminal que fue detenida durante las protestas antigubernamentales.

Muñoz es una de las 43 mujeres que fueron apre-sadas en el contexto de las manifestaciones, según el Comité Pro Libertad de Presos y Presas Políticas de Nicaragua. La mujer de 49 años es originaria de Diriá y se encuentra detenida desde el pasado 15 de julio.

“Hoy se pidió a la presidenta de la CIDH que abogara por la inmediata liberación de Brenda Muñoz, que tiene un problema degenerativo de salud, tiene invadidos de quistes el hígado y el páncreas, su situación es delicada”, comentó la activista María Teresa Blandón.

La presidenta de la CIDH, Margarette May Macaulay.

La semana pasada, un grupo de reclusas del Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres La Esperanza afirmaron en una carta que Muñoz sufría maltrato “por parte de funcionarios del penal”, y exigían su liberación para que la mujer “pueda, por lo menos, compartir sus últimos momentos de vida con su familia y sus hijos menores”. La veracidad de la carta fue confirmada por el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh).

Al menos 40 de los 558 presos políticos tienen serios problemas de salud que requieren de atención inmediata y no la están recibiendo, destacó Blandón.

Encuentro

La presidenta de la CIDH, quien es también relatora para los derechos de la mujer, se reunió este jueves en Managua con defensoras de derechos humanos de todo el país, para escuchar de su propia voz cómo están afrontando la crisis sociopolítica y de derechos humanos que sufre Nicaragua desde abril.

“Le expusimos cuáles eran los obstáculos que estábamos enfrentando en nuestros respectivos territorios, hablamos de cuál es la situación de los presos políticos, del hostigamiento del que están siendo víctimas los familiares de estos presos políticos”, detalló Blandón sobre el encuentro, el primero que sostiene Macaulay en Nicaragua.

De acuerdo con Blandón, los problemas más acuciantes que enfrentan las defensoras son las campañas de estigmatización, el asedio, las amenazas, la persecución y el hostigamiento, lo que incluso ha obligado a muchas de ellas a salir del país para proteger su vida e integridad.

Tras la reunión, Macaulay dijo que “las mujeres de Nicaragua son fuertes y defienden sus derechos y los derechos de otras personas como defenderían a sus hijos e hijas”, indica un mensaje en Twitter de la CIDH.