•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional anunció ayer que procesarán judicialmente a otros cuatro participantes de tranques en Matagalpa y Boaco, entre ellos un militar en retiro, con lo que sumaría 11 el total de personas presentadas esta semana por las autoridades por estar vinculados a esta forma de manifestación. 

El militar retirado Alfonso José Morazán Castillo, de 57 años, originario de Matagalpa, es uno de los que fue presentado ayer por la Policía como delincuente.

Junto a Morazán fue presentado también Hamilton Hernández, ambos señalados de haber cometido delitos como homicidio frustrado, secuestro, tortura, lesiones graves, amenazas de muerte y posesión ilegal de armas de fuego en un tranque ubicado en la salida sur de la ciudad de Matagalpa en junio pasado. 

A los dos detenidos se les responsabiliza de haber retenido y pintado a un simpatizante sandinista en uno de los tranques, un hecho que fue viralizado en las redes sociales y condenado tanto por los organismos de derechos humanos como por el Gobierno de Nicaragua.

“El ciudadano Maxwell Herrera fue amarrado a un poste, lo desnudaron, pintaron de azul y blanco y luego lo torturaron”, sostuvo el comisionado mayor Farle Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ). 

Mientras que Lester y Uriel Picado, ambos de una misma familia, fueron detenidos por haber “atacado” la casa del partido sandinista en Tecolostote, Boaco, y herir gravemente a cuatro personas. 

El jefe policial indicó que todos los detenidos serán puestos a la orden de una autoridad judicial para ser procesados por los delitos antes mencionados. 

Más detenidos

A diferencia de las personas que fueron presentadas por las autoridades  en los últimos dos meses, a quienes se les acusó en los tribunales por terrorismo, los casos más recientes son de personas relacionadas con las protestas que están siendo responsabilizadas por otro tipo de delitos. 

Sin embargo, organismos de derechos humanos locales e internacionales han afirmado que se trata de una “criminalización” de la protesta, al judicializar a los manifestantes. 

Casi todos los que están siendo procesados o serán llevados a los tribunales en los próximos días, son señalados de participar en los tranques que fueron colocados en diversos puntos de las principales carreteras del país desde mayo, en el contexto de las protestas antigubernamentales, y desmantelados por fuerzas combinadas en el mes de julio.