•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La tradicional fiesta terrorífica Los Agüizotes, un carnaval de disfraces, se realizó ayer con una disminución de participantes en la ciudad de Masaya, una de las localidades sureñas que mayor resistencia tuvo durante los enfrentamientos pasados como protesta contra el gobierno.

En el último viernes de octubre en la ciudad de Masaya, salieron menos "fantasmas" que en años anteriores y bajo fuerte custodia policial.

Los Agüizotes se realizó entre música y algarabía de los disfrazados que bailaron y recorrieron las calles con antorchas y candiles artesanales en la fiesta popular que se celebra anualmente.

Pobladores de Masaya manifestaron en las redes sociales que este año no participaron en las fiestas debido a que la ciudad está de luto por los muertos de las protestas.

Un hombre con una túnica y una máscara de demonio participaba en la celebración de los Agüizotes. EFE/END.

La palabra Agüizote proviene del náhuatl, Agüi, que significa agua, y Zote que significa espantos, por lo tanto, agüizotes denota espanto cerca del agua.

En esta procesión, que se inició dos horas antes de lo acostumbrado y con menos espectadores, los personajes portaron vestuarios de horror y máscaras grotescas, elaboradas por decenas de artesanos locales, en tanto, otros participantes lucían maquillajes inspirados en personajes macabros.

Varias personas en una carreta disfrazadas de los mitos y leyendas de Nicaragua. EFE/END.

Los protagonistas de los espantos fueron hombres, mujeres y niños.

Los Agüizotes se celebran desde 1976 durante las fiestas de San Jerónimo, el santo patrono de Masaya, y se extienden sin interrupciones desde septiembre hasta diciembre próximo, siendo las festividades religiosas más largas del país.

La celebración comienza con la bajada del santo a mediados de septiembre, realizando continuas procesiones por todas las calles de Masaya, sin embargo, este año la Iglesia Católica ha decidido no realizarlas por seguridad a los feligreses.