• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un 90% de avance lleva la construcción del galerón de abarrotes que se incendió el pasado 14 de mayo de 2017 en el mercado Oriental, las autoridades municipales anunciaron esta semana que la obra concluirá en diciembre.

La nueva estructura es de dos plantas y contará con 236 módulos comerciales, además de un sistema contra incendios que permitirá no solo atender siniestros que se registren en el galerón, si no en el entorno del mismo, así lo informó Fidel Moreno, secretario de la comuna a medios oficialistas.

El secretario general de la Alcaldía, explicó que el objetivo en el centro de compras es garantizar el control de incendios, pues es una de las grandes debilidades del lugar.

“Vamos a poder atender desde ahí no más de 8 manzanas que es el área circundante del galerón ubicado en el corazón del mercado que además es una zona compleja. Este cierre de año tenemos la culminación de grandes proyectos”, destacó.

Comerciantes afectados

En total fueron 208 tramos calcinados pertenecientes a 156 comerciantes, que aún no se recuperan de las pérdidas económicas. Muchos de ellos están esperando que termine la construcción del nuevo galerón, la cual estaba prevista finalizar en diciembre de 2017, según cálculos de la Alcaldía y la Corporación de Mercados Municipales de Managua (Commema).

Sin embargo, a inicios de este año se anunció que la nueva edificación estaría lista en mayo, pero no fue así y esta semana dieron fecha para diciembre.

“Desde el año pasado no hemos tenido ningún encuentro, ni reunión con las autoridades de la Alcaldía, menos con Commema. Lo único que hacemos es esperar, de lejos vemos cómo avanza la construcción porque ahora convocar una reunión es conspiración”, expresó José Daniel Hernández, vicepresidente de la comitiva de comerciantes afectados el 14 de mayo del 2017.

Por su parte la comerciante Johana Prado, quien contabilizó una pérdida de US$250,000 con el incendio de mayo, más un préstamo de US$10,000 para volver a iniciar en el galerón de las artesanías que también se incendió el pasado 27 de diciembre de 2017, señaló que la crisis social la está ahogando, por eso espera que la construcción termine lo más pronto posible.

“Dios primero que esté listo en diciembre, ya son 17 meses los que llevo trabajando con las uñas, las ventas malas, nos volvimos a quemar en diciembre pasado, hemos hecho prestamos sobre préstamos, así que esperamos que esta vez cumplan su palabra”, dijo Prado.

Maritza Miranda, otras de las afectadas, comentó que estaría muy feliz que lo entregaran a final de año, pues ella y sus hijas perdieron todo en el incendio y para poder subsistir y hacerle frente a las deudas, han tenido que alquilar un tramo pequeño entre todas que no les genera muchas ganancias.

Perderán un metro por tramo

De acuerdo con los negociantes se acordó que en el nuevo edificio de dos plantas se respetarían los espacios y medidas de los tramos, sin embargo, en la última reunión con las autoridades municipales, el pasado 19 de junio se les informó que cada módulo perdería aproximadamente un metro y quienes tenían de 4 a más tramos se les entregarían 2 arriba y 2 abajo.

“Los tramos no van a tener la misma medida, el mío medía 4.50 metros cuadrados, pero me lo entregaran con un metro menos. Ante esa decisión no nos oponemos porque los comerciantes afectados no estamos aportando económicamente para la construcción, solo Commema y la Alcaldía”, justificó Hernández.

Para Prado esa decisión es un poco confusa, pues ella es heredera de una esquina completa que aproximadamente mide 17 metros que estaba dividida en 7 tramos.

“Dicen que nos van a quitar un metro por módulo, en mi caso no sé cómo sería porque mi negocio es una herencia que me dejó mi mamá y abarcaba toda una esquina y los tramos estaban juntos. Ahora dicen que me van a dar una parte arriba y otra abajo”, contó Prado, quien es mayorista de velas aromáticas.

Según los comerciantes, la nueva edificación atraerá clientela al inició, pero consideran que los vendedores que sean ubicados en la segunda planta no venderán mucho, pues los clientes de la tercera edad no podrán subir y bajar las escaleras con mercadería.