•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un ciclista identificado como Galo Gabriel Gradiz, de 33 años, fue detenido la tarde del sábado luego de que ondeara la bandera de Nicaragua como forma de protesta en Camino de Oriente, Managua, revelan los videos grabados por la población en el instante de la captura.

Varias patrullas llenas de policías antimotines llegaron al lugar donde Gradiz había estado, en dirección a la carretera a Masaya, y se lo llevaron preso, de acuerdo con los videos publicados en redes sociales. 

Hasta ayer, los organismos de derechos humanos no habían recibido la denuncia de la detención de Gradiz, sin embargo, en redes sociales, los usuarios afirmaron que ya había sido trasladado a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida también como El Chipote. 

El colectivo de ciclistas Bicicletada Managua denunció este hecho la tarde de ayer y exigió la liberación de Gradiz, por considerar la detención como una forma de represión a la protesta. 

“Gabriel se encuentra en El Chipote actualmente, detenido sin razón alguna por el Gobierno de Nicaragua”, indicó la organización a través de redes sociales. 

Maratonista sigue preso

Por otro lado, el maratonista Alex Vanegas, reconocido a nivel nacional por correr por las calles con mensajes de protesta, continúa desaparecido desde el jueves pasado, cuando fue detenido por agentes policiales. 

Pablo Cuevas, funcionario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), criticó que las autoridades no han brindado información a sus familiares ni han presentado ningún cargo, aunque ya pasaron las 48 horas que contempla la ley.  

“No anda en marchas, no necesita un permiso previo. No está dentro de la normativa ilegal que la Policía dispuso, él anda en las calles como en un maratón. No está dentro de las regulaciones que se impusieron, esa es otra situación de abuso de autoridad”, señaló Cuevas.

La CPDH estima que unos 600 manifestantes han sido detenidos en los últimos seis meses, no obstante, aunque la mayoría está enfrentando un proceso judicial por delitos como terrorismo, secuestro y extorsión, algunos han sido liberados. 

Esto impide que se calcule una cifra exacta de protestantes que están presos actualmente, precisó Cuevas.