•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Entre enero y septiembre de este año, un total de 52,000 nicaragüenses han ingresado a territorio costarricense, y de este total más de 40,000 han manifestados a las autoridades de este país requerir de su protección.

Lo anterior se desprende de un informe preliminar elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) durante una visita efectuada entre el 14 y el 18 de octubre pasado.

“De acuerdo a la información recibida por parte del Estado costarricense, se estima que desde enero hasta septiembre de 2018, alrededor de 52,000 nicaragüenses ingresaron a Costa Rica y se han quedado en el país”, revela el informe de la CIDH.

Según el organismo la información suministrada por las autoridades costarricenses indica que de las 52,000 nicaragüenses que llegaron a su territorio este año, un total de 40,386 han manifestado manifestado necesitar protección internacional.

Del total de personas que ingresó a Costa Rica  solo 13,697 han formalizado ante las autoridades migratorias, su solicitud de asilo.

“En este sentido, la CIDH observa que los meses en que se recibió un mayor número de solicitudes de reconocimiento de la condición de refugiado por parte de personas nicaragüenses han sido los meses de junio a agosto de 2018 (3,344, 5,279 y 4,055, respectivamente), cuando empezaron a evidenciarse otras formas de represión, criminalización y persecución en Nicaragua”, detalla el reporte.

Miles de nicaragüenses han huido a Costa Rica por amenazas e intimidación En el marco de la visita, la CIDH realizó un recorrido por la localidad fronteriza de Peñas Blancas, en donde pudo visitar la frontera y el puesto fronterizo entre Costa Rica y Nicaragua. Asimismo, la delegación de la CIDH visitó el Centro de Atención Temporal de Migrantes (CATEM), ubicado en el municipio de La Cruz.

Durante su visita a Costa Rica la CIDH documentó que la mayoría de nicaragüenses que han huido a ese país por la crisis son principalmente jóvenes y que la mayoría están en condiciones precarias y manifestaron que su principal preocupación es conseguir un empleo.