•   Managua y León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con golpes visibles en el rostro, pero animado por el respaldo de familiares y amigos, el periodista y propietario de Radio Mi Voz, en León, Álvaro Montalván, expresó que durante su detención policial fue señalado de “golpista”. 

Tras su liberación este jueves a las 6:30 de la noche, Montalván agradeció a las personas que estuvieron pendientes de su detención, particularmente a los periodistas y medios de comunicación.

“Estuve retenido por más de 30 horas, sin motivos, sin razones fundamentadas, todo aquel que habla, todo aquel que da noticias obviamente que tenga que ver con intereses de carácter político, institucional en el país, se convierte en este momento en tranquista, terrorista y al parecer alguien me vio así”, expresó Montalván este jueves en hora de la noche en las afueras de su residencia.

Organizaciones de derechos humanos condenaron ayer la captura del periodista, asegurando que se trata de una escalada de persecución contra hombres y mujeres de prensa de los medios de comunicación independientes.

La abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), María José Rodríguez, indicó que indagaron sobre el arresto de Montalván y comprobaron la situación y el abuso de autoridad contra el comunicador.

“Al preguntar sobre las razones de la detención, en la delegación dijeron que tenían que transcurrir 48 horas porque estaba en investigación y hasta hoy posiblemente podrían dar detalles”, dijo la abogada.

Medidas cautelares a periodistas

Juan Carlos Arce, director del área jurídica del Cenidh, indicó que esta captura marca un patrón implementado por la Policía contra los periodistas.

“Te detienen y aducen que es para investigarte, lo que es ilegal y violatorio a los derechos humanos porque se supone que la detención procede una vez que hubo una investigación y tienen argumentos legales para privarte de libertad”, argumentó Arce, señalando que de la manera arbitraria que se implemente actualmente atenta la libertad individual y en este caso, por tratarse de un periodista, contra la libertad de expresión.

Por su parte, el director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, indicó que su organización ha tramitado, al menos, 60 solicitudes de medidas cautelares para beneficiar a periodistas que han sido amenazados y asediados.

“Queremos solidarizarnos con el periodista Álvaro Montalván. Queremos señalar que él no está solo. Meses atrás él vino a interponer denuncia porque se sentía amenazado y con temor de las represalias del Gobierno. Ahora está detenido sin ninguna causa abierta y esto es un golpe más para la libertad de prensa y de expresión”, dijo Carmona.Desde que inició la crisis en Nicaragua varios periodista han denunciado ser víctimas de amenazas e intimidación.

El director de la CPDH comentó que tanto el Gobierno como sus aparatos de seguridad y represión, sigue atentando contra el derecho a la libre movilización, la libertad de expresarse y de informar al pueblo de Nicaragua. 

Acoso 

Los familiares de Montalván interpusieron ayer una denuncia ante el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), equipo técnico de la CIDH, organismo que estaba interesado en documentar directamente la situación del periodista, antes de su liberación.

Esta no es la primera señal de acoso a la radio, dos locutores de los noticieros, Albín Osorio y Brigitte Suárez, tuvieron que migrar hacia EE. UU. y Costa Rica, al recibir amenazas de muerte.

Lebrón explicó que el 12 de junio, sobre la carretera León-Chinandega, un grupo de encapuchados retuvieron el vehículo de Montalván cuando se movilizaba de Telica hacia León, lo amenazaron con armas de fuego para impedirle que siguiera informando. 

Según el periodista, ese mismo día en su vivienda les lanzaron un mortero a su esposa y su hija cuando estaban en el porche y el 23 de junio varios delincuentes ingresaron al garaje de la radio y quemaron una camioneta.