•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un día antes de conmemorarse el Día de los Difuntos, la Alcaldía de Managua extremó las medidas de seguridad en los cementerios públicos, coincidiendo con una convocatoria de organizaciones opositoras para decorar de azul y blanco las tumbas de las víctimas de las protestas.

En una visita realizada ayer por un equipo de El Nuevo Diario al cementerio Milagro de Dios, los guardas de seguridad solicitaban en la entrada la identidad de las personas que querían entrar, preguntaban a quién iban a visitar y cuál era el objetivo de la visita.

Según se pudo constatar, la vigilancia está centrada en las tumbas de los fallecidos en las protestas, pues el que se acercaba a una de ellas, los guardas le preguntaban si el difunto era su pariente o amigo, además que lo acompañaban hasta la sepultura, tomaban fotografías a los visitantes y anotaban los datos personales.

El llamado que esta semana hicieron algunos grupos opositores tiene como objetivo realizar una especie de protesta por las personas fallecidas durante las manifestaciones, además de honrar la memoria de los muertos.

La convocatoria llamó a decorar con flores, globos y banderas las tumbas de los muertos en las protestas que iniciaron en abril pasado.