•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía Nacional detuvo la mañana de este viernes al maratonista Alex Vanegas, de 63 años, en el cementerio Milagro de Dios de Managua, cuando visitaba las tumbas de los fallecidos en las protestas.

El maratonista fue sacado del cementerio por varios oficiales mientras quienes visitaban a sus familiares para conmemorar el día de los difuntos gritaban: “¿Por qué se lo llevan?, él no estaba haciendo nada, ya es demasiado”.

El maratonista estaba conversando con periodistas cuando llegaron los policías y sin decirle ni una sola palabra, lo agarraron de las manos, lo sacaron del cementerio, lo montaron en una patrulla y se lo llevaron. Hasta el momento se desconoce a qué estación policial ha sido trasladado.

Esta es la sexta vez que la Policía detiene a Alex Vanegas. La primera captura se registró en el sector de la rotonda Rubén Darío y permaneció dos días en prisión.

La segunda detención fue en un barrio de Masaya y esa vez lo trasladaron a Managua y al día siguiente la Policía lo llevó en una patrulla nuevamente a Masaya.

La tercera ocasión que lo detuvo la Policía fue mientras caminaba cerca de la avenida principal de Altamira, en Managua, cuando portaba una pancarta en la que mostraba su apoyo al obispo Silvio Báez, quien dice ser víctima de una “campaña de represión y desprestigio”. En esa ocasión lo llevaron a nua celda de El Chipote y lo liberaron al día siguiente.

Alex Vanegas es detenido por sexta vez por la Policía / Oscar Sánchez

El maratonista se ha hecho popular debido a su peculiar forma de protestas, correr por los distintos municipios del país con banderas y camisas azul y blanco, para demandar justicia por las víctimas de las protestas.

La cuarta ocasión lo detuvieron cuando realizaba un facebook live en un parque de Diriomo, Granada, donde estuvo seis horas detenido.

La quinta ocasión también fue apresado en Managua y en esa ocasión el maratonista manifestó que un policía lo golpeó fuertemente hasta que otros oficiales tuvieron que detenerlo y lo dejaron libre el mismo día.

Este viernes, familiares de los fallecidos en las protestas han asistido a los cementerios del país para visitar sus tumbas.

Desde inicios de la crisis en Nicaragua, más de 300 personas han perdido la vida, la mayoría de las víctimas son jóvenes y estudiantes universitarios.