•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miles de nicaragüenses madrugaron para llegar hasta los cementerios en el Día de los Difuntos, sin embargo, en algunos de ellos prevaleció cierta intranquilidad porque la policía realizó operativos en los camposantos.

Se supo que familiares de ciudadanos que murieron durante las protestas antigubernamentales, sepultados en el cementerio Milagro de Dios, prefirieron no llegar al panteón este viernes; otros pagaron para que vendedores colocaran las ofrendas florales junto a la bandera azul y blanco y los más valientes fueron a limpiar y se quedaron un tiempo con sus difuntos.

Fotos: Nicaragua conmemora día de los difuntos

En ese mismo cementerio, un joven que pidió omitir su nombre estaba arreglando la tumba de Orlando Córdoba, de 15 años, quien murió de un disparo en el pecho mientras participaba de la marcha del Día de las Madres, el pasado 30 de mayo.

El joven dijo que fue amigo de Orlando y que lo acompañó en sus últimos minutos de vida. También estaban los hermanos de Orlando, pero estos se negaron a hablar. Solo dijeron que esperan justicia.

Abuela llega con dificultad

Dolores López llegó temprano a visitar la tumba de su nieto. Se apoyaba en un andarivel y avanzaba despacio, a veces mostrando expresiones de dolor, hasta llegar donde está sepultado Andrés Pereira, quien a los 17 años murió de dos disparos, uno en el pecho y otro en la pierna. Su familia asegura que le dispararon sujetos que iban en un carro rojo, cerca de los tranques que levantaron los protestantes, en el barrio Milagro de Dios.

“En esta zona habían tranques, entonces ahí quedó mi hijo, una víctima más. El tranque estaba por El Jobo, aquí en el barrio Milagro de Dios. Mi hijo iba pasando por esa zona cuando le dispararon”, relató Ángela López, la mamá.

La madre y la abuela llegaron al comentario sin ninguna ofrenda floral para la tumba de Andrés. Dijeron que por falta de dinero no pudieron comprar ninguna flor, solo la limpiaron y le regaron “nieve” (poroplast).

La madre de Andrés confesó que estos cinco meses “han sido duros y difíciles.” La solicitud de la familia es “que se haga justicia”, comentó Ángela.

Algo inusual

Los ciudadanos que visitaron este cementerio se quejaron de la presencia de policías, indicando que era excesiva y les causaba intranquilidad. Había por lo menos tres patrullas de uniformados, más agentes de civil.

“Venimos a visitar a nuestros muertos y pintamos de azul y blanco las tumbas, pero nos enteramos de la campaña de vestir a los cementerios de esos colores, entonces sentimos temor; tenemos miedo porque andan por aquí los policías”, declaró Rosario Vivas.

“Es diferente a otros años, porque hay demasiados policías”, comentó Ángela López.

El Nuevo Diario constató que en otros cementerios de Managua y de algunas ciudades del interior del país, también hubo una fuerte presencia de policías.

Brenes pide orar por el país y respetar las ideas

El cardenal Leopoldo Brenes ofició una misa en el cementerio Oriental, en honor a los difuntos, y exhortó a recordar a los seres queridos en vida y elevar oraciones por la situación que enfrenta el país.

Brenes dijo que hay que elevar plegarias para lograr “construir un país donde todos verdaderamente nos sintamos nicaragüenses y podamos aportar nuestro granito de arena, podamos respetar nuestras ideas, porque ni los cinco dedos de la mano son iguales; entonces, tenemos que aprender a respetarnos, tenemos que aprender a dialogar y a escuchar”.