•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La rectoría de la Catedral metropolitana de Managua organizará su propia feria del maíz este próximo 18 de noviembre con el fin de recaudar fondos para el mantenimiento de este edificio de los católicos capitalinos, que el pasado mes de septiembre cumplió 25 años de haber sido construido.

“El objetivo de esta actividad es recaudar fondos para pagar el treceavo mes de los trabajadores. Catedral es de ustedes y de ustedes depende el mantenimiento de este templo y sus gastos. Son ustedes quienes sostienen realmente esta catedral”, dijo el sacerdote Luis Alberto Herrera, rector de este templo católico.

El padre Herrera hizo el anuncio antes de dar la bendición en la misa de las 11 de la mañana de este domingo, y explicó que en la feria se venderán productos derivados del maíz como nacatamales, güirilas, pupusas, entre otros.

El rector de la catedral de Managua hizo un llamado a la feligresía a apoyar la feria del maíz el próximo 18 de noviembre. Orlando Valenzuela/ END

El sacerdote detalló que mes a mes, solo en pago de factura de consumo de energía eléctrica se deben pagar alrededor de C$47,000.

“Ya no se diga el pago al instituto de Seguridad Social (INSS), y los otros pagos por los servicios de Internet, agua potable, teléfono… por eso los trabajadores de este templo tienen todo el derecho de recibir su salario del treceavo mes y por eso estamos invitando a esta actividad”, expresó Herrera.

Luis Alberto Herrera, rector de la catedral metropolitana de Managua. Orlando Valenzuela/ END

Tras 25 años de haber sido diseñada y construida por el arquitecto mexicano Ricardo Legorreta Vilchis, la estructura principal del edificio luce en buen estado, no obstante, hay detalles en los cuales se observa algún tipo de deterioro.

El edificio de los católicos se asienta sobre un área de unas 17 manzanas, en las que actualmente se observa un descuido en el área de mantenimiento de la jardinería, pues el monte y la grama han crecido mucho, sobre todo en los últimos dos meses que las lluvias han sido más intensas.

Además, la catedral no cuenta con suficiente personal de vigilancia y sus diferentes portones de acceso presentan un notable deterioro.