•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Gobierno de Nicaragua informó hoy de que 273 personas se encuentran detenidas por protestar dentro de la crisis sociopolítica que atraviesa el país y que ha dejado cientos de muertos desde abril.

Según un informe del Sistema Penitenciario Nacional, leído en rueda de prensa por el viceministro de Gobernación, Luis Cañas, hay un "total de 273 presos y presas, detenidos por su participación en el fallido intento de golpe de Estado", a como el Gobierno tilda las protestas callejeras que comenzaron en abril.

Del total de detenidos, 256 son hombres y 17 mujeres, indicó el funcionario. Cañas aseguró que a todos los detenidos "se les brinda la atención que se le da a cualquier preso, sea nicaragüense o de otra nacionalidad", y que han autorizado 551 asistencias médicas, sin embargo organismos de derechos humanos y familiares de los detenidos han denunciado lo contrario.

Por su parte la Unidad Nacional Azul y Blanco informó ayer de que 552 personas permanecen detenidas en las cárceles de Nicaragua, entre ellas 46 mujeres, y que "están sometidas a condiciones arbitrarias e inhumanas de detención, a tratos crueles y degradantes, a violaciones sexuales como método de tortura y, en el caso de las mujeres, a la violencia machista de sus carceleros".

La Unidad exigió a las autoridades respetar los derechos e integridad de mujeres y hombres que están privados de libertad "injustamente" y solicitaron a los organismos internacionales de derechos humanos que mantengan su "apoyo en la demanda del cese a la represión y la salida urgente a la crisis".

Más de 500 personas están detenidas por protestar contra el Gobierno, según organismos de derechos humanos / Archivo Según las declaraciones del viceministro de Gobernación, las denuncias sobre violaciones de derechos humanos en las cárceles del país son “falsas”. Además manifestó que “ninguna presa por terrorista padece de cáncer”, las declaraciones de Cañas se dan ante las constantes denuncias de organismos de derechos humanos por el estado de salud de Brenda Muñoz, quien está en prisión, pese a sufrir de un cáncer hepático en fase terminal.