•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El viceministro nicaragüense de Gobernación, Luis Cañas, pidió hoy a los familiares de Brenda Muñoz Martínez, detenida por protestar contra el Gobierno de Nicaragua, en el marco de la crisis que vive el país desde abril, que demuestren que la prisionera sufre de cáncer para darle atención especializada.

"A los familiares le hemos dicho si tienen algún documento, epicrisis o algún dato" que demuestre padece esa enfermedad, dijo en rueda de prensa el funcionario.

 Lea: Gobierno de Nicaragua solo reconoce 273 personas detenidas por protestar

La Unidad Nacional Azul y Blanco sostuvo que el pasado 26 de octubre, por la noche, alrededor de 25 guardias del Centro Penitenciario de Mujeres "La Esperanza" entraron en las celdas para golpear a las mujeres detenidas en el marco de las protestas.

"Las lesionadas presentaban escoriaciones e inflamaciones en sus rostros, manos y brazos, e incluso Brenda Muñoz Martínez, que sufre de una enfermedad grave, se desmayó en la celda ante tanta golpiza", afirmó en denuncia ante periodistas la semana pasada la agrupación opositora.

El viceministro Cañas aseguró que "solo a esa presa le hemos dado nueve atenciones médicas por otros tipos de dolencias".

 De interes: Brenes: Iglesias son para orar, no para protestar

Aseguró que en el Sistema Penitenciario Nacional no tienen ningún documento que determine que Muñoz Martinez tiene cáncer de páncreas.

Según un informe del Sistema Penitenciario Nacional, leído en rueda de prensa por el viceministro Cañas, hay un "total de 273 presos y presas, detenidos por su participación en el fallido intento de golpe de Estado", a como el Gobierno tilda las protestas callejeras que comenzaron en abril.

Del total de detenidos, 256 son hombres y 17 mujeres, indicó el funcionario.

 Además: Mairena y Mena a juicio después de cuatro meses

Cañas aseguró que a todos los detenidos "se les brinda la atención que se le da a cualquier preso, sea nicaragüense o de otra nacionalidad", y que han autorizado 551 asistencias médicas, sin embargo organismos de derechos humanos y familiares de los detenidos han denunciado lo contrario.