•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras una mujer lloraba y se retorcía de dolor e impotencia en las afueras de la sala 27 del Complejo Judicial Central Managua, adentro su hermano, un joven basquetbolista, tiritaba de frío y sudaba la alta temperatura que le aquejaba al iniciar este lunes el juicio en que la Fiscalía lo acusó de entorpecimiento de servicios públicos y exposición de personas al peligro.

Los protagonistas de esta triste escena son Eliza Silva Rodríguez y su hermano, Carlos Humberto Silva Rodríguez, el basquetbolista. A este último la Policía lo mantuvo 55 días en un hoyo, donde ni siquiera se miraba la palma de la mano y que le ha disminuido su capacidad visual, según su abogado defensor, Vladimir Miranda.

“Si mi hermano ni a las marchas (azul y blanco) iba para no dejar solas a sus hijas”, lamentaba Eliza Silva mientras su mamá, María Auxiliadora Rodríguez, imploraba a Dios diciendo: “Señor, dale serenidad e inteligencia a mi hijo”. 

Los familiares de Hurtado no pudieron estar en el juicio, pues al inicio se les dejó entrar, pero posteriormente fueron sacados porque les dijeron que los policías que iban a declarar no querían que nadie les viera brindando declaración.

El joven fue capturado el 25 de agosto después de un juego de baloncesto en el parque Luis Alfonso Velásquez. 

Testigos contradictorios

En el primer día del juicio contra Carlos Humberto Silva, la Fiscalía presentó a cuatro testigos cuyos testimonios fueron calificados de “contradictorios” por el abogado defensor, Vladimir Miranda.

Los cuatro testigos que declararon en el primer día del juicio que continuará el próximo viernes 9 de noviembre, son oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, subrayó el abogado defensor.

“Una de las contradicciones en las que cayeron los testigos fue el testimonio del oficial de inspecciones oculares, quien al ser preguntado por la Fiscalía si sabía cuál fue la casa donde hicieron el allanamiento, respondió que no sabía y que tampoco sabía a quién se investigaba”, relató el abogado Vladimir Miranda.

Al referirse al estado de salud de su representado, Miranda reiteró que Carlos Humberto Silva sigue con problemas visuales como consecuencia de los 55 días de encierro en la DAJ.

La Fiscalía lo acusa de haber derribado un árbol metálico el 11 de mayo. También de haber levantado adoquines al día siguiente en ese mismo sitio, según la institución acusadora.