•   Texas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La madre de las adolescentes María, de 14 años e Isabella Pérez, de 15, es originaria de Jalapa, Nueva Segovia. Las dos menores nacieron en Texas, donde fueron asesinadas este domingo y se sospecha que el autor fue su padrastro, quien también fue hallado muerto.

En Jalapa, fuentes ligadas a la familia, narran que Reyna Pérez emigró a EE. UU. hace más de dos décadas. Ella fue propietaria de un bar en Jalapa llamado El Sandra.

La abuela de las niñas, Alejandra Arróliga, también emigró a EE. UU. pero visitaba Jalapa con frecuencia, donde ha invertido en negocios en los alrededores del mercado municipal.

Las dos niñas jugaban deportes, eran extrovertidas y no se metían en problemas. sus compañeros de clases dieron tributo a las adolescentes.

“María jugaba futbol soccer. Bella (Isabella) también practicaba deportes. Ambas eran extrovertidas, nunca tenían problemas. Siempre tenían una sonrisa, aunque tuviesen un mal día. Ellas eran quienes causaban una sonrisa en mi rostro”, dijo una amiga de la familia llamada Nathan Longoria, a FOX 7, televisora local de Texas.

Las hermanas eran estudiantes de la preparatoria Mayde Creek, de Texas.

El domingo por la tarde, sus compañeras de clase les hicieron un altar en forma de cruz con la foto de ellas, y la Preparatoria anunció que ofrecerá atención sicológica a los niños que conocieron a las adolescentes y están en shock por la tragedia.

El crimen

El asesinato sucedió el domingo pasado a eso de las de las 3:30 de la madrugada. Reyna Pérez llamó al 911.

El alguacil Ed González informó al portal de noticias CLICK 2 HOUSTON NEWS, que el crimen ocurrió en la calle 3800 de Silverhawk Drive, donde encontraron los cuerpos de María e Isabella Pérez y su padrastro Víctor Portillo, en un dormitorio en el segundo piso de la casa.

Las autoridades indican que los tres murieron a causa de una herida de bala y describen el crimen múltiple como un acto vinculado a violencia doméstica.

Las dos niñas jugaban deportes, eran extrovertidas y no se metían en problemas. sus compañeros de clases dieron tributo a las adolescentes.

“Cuando ella entró a la casa, algo estaba fuera de lugar. Los miembros de su familia no respondían a su llamado, por lo que decidió llamar a la Policía. Cuando los oficiales llegaron, descubrieron los cuerpos del esposo de Pérez y sus dos hijas, en el piso superior de la casa”, agregó el sheriff González.

Reyna Pérez fue interrogada y luego liberada por el caso. La Policía dice que en la vivienda no hay señales de un ingreso forzado y todavía investigan las causas del crimen.