•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si participan en marchas o protestas, tendrán un espacio asegurado en las celdas de la delegación policial, es la amenaza que la Policía Nacional les hizo a seis ciudadanos que fueron liberados ayer. Los mismos habían sido capturados el viernes en Nueva Guinea y Chichigalpa.

Los liberados fueron el profesor Omar Sánchez, de 32 años; Jeyson Amador, de 22; Gerónimo Guzmán Amador, de 50; José Dávila, de 20 y Galo Deykeneth Suárez, de 18, todos originarios de Nueva Guinea, Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS).

El periodista Galo José Suárez Jaime, de Canal 3 Nueva Guinea, padre de Galo Deykeneth, dijo que se hablaba de seis personas en detención, pero aclaró que  la sexta persona fue por delito común.

“La liberación fue a eso de la 2 de la tarde y gracias al párroco Rolando Vicente Galván y el obispo Pablo Smith, quienes acompañaron a los familiares e intercedieron por los detenidos”, expresó Suárez, indicando que la Policía los liberó bajo condición, porque de lo contrario, volverán tras las rejas.

“La Policía dijo que los dejaría libres, pero advirtió que no querían verlos en nada que fuera protesta, ni en marchas Azul y Blanco, tampoco con globos, ni nada parecido”, comentó Suárez, señalando que lo único que hicieron estas cinco personas fue llevar ofrendas florales azul, blanco y amarillo a sus difuntos, en el cementerio central de Nueva Guinea.

Braulio Abarca, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), comentó que otro liberado fue Ronald Pérez, de Chichigalpa, quien salió gracias a que intercedió un funcionario de la Alcaldía de Nagarote y por eso ya se reunió con su familia. 

Violan libertad a expresarse

Abarca dijo que en el caso de Nueva Guinea, la advertencia policial es una violación a los derechos personales, ya que no hay delito en usar globos ni los colores azul y blanco. Además, constitucionalmente las personas tienen derecho a la libre expresión.

Por otra parte, Byron Vanegas, hijo del maratonista Alex Vanegas, detenido en seis ocasiones por la Policía, dijo que hasta la tarde de ayer su padre continuaba en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote.

Indicó que hasta el momento no lo ha podido ver y ayer llegó a entregar su comida, pero sin que le brinden información de su padre.

Destacó que su padre nunca ha hecho daño a nadie y su única forma de protestar es correr con su camiseta con los colores azul y blanco, pidiendo la liberación de los presos detenidos por participar en las protestas.