•  |
  •  |
  • Edición Impresa

A cinco años y nueve  meses de prisión, más el pago de una multa de C$4,679.25, fue sentenciado Luis Enrique Cuevas Poveda, quien se ganaba la vida vendiendo banderas de Nicaragua en las marchas opositoras de León.

En la sentencia dictada por la jueza Tercero Local Penal de Managua, Nalía Úbeda Obando, se condena a Cuevas a 15 meses de prisión por cada una de las tres amenazas de muerte con arma que según la judicial quedaron probadas en el juicio.

Además, la jueza Úbeda impuso al comerciante ambulante 15 meses de prisión por obstrucción de servicios públicos (transporte) y nueve meses por portación ilegal de armas para totalizar cinco años y nueve meses.

El abogado Norvin Cruz, defensor del condenado, calificó de “injusta” la sentencia dictada por la jueza Úbeda, quien establece en la parte resolutiva que Cuevas terminará de cumplir su condena el 19 de junio del 2024.

“Esta sentencia es injusta porque se está reprimiendo a un hombre por el hecho de ejercer su derecho al trabajo, vendiendo banderas azul y blanco a quienes participaban en las marchas (antigubernamentales)”, expresó Cruz.

El abogado reveló que durante el juicio su representado le contó que antes de ser arrestado, el pasado septiembre en León, ya había recibido amenazas de que sería apresado si no dejaba de vender banderas en las marchas opositoras.

Las banderas de Nicaragua han sido muy demandadas en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Archivo\END

Por tanto, considera que el juicio estuvo plagado de irregularidades entre las que destaca el hecho de que Luis Enrique Cuevas fue arrestado el 10 de septiembre, pero las pruebas de productos nitrados (pólvora) en que supuestamente dio positivo el sentenciado las hicieron el día 9 del mismo mes.

Lo anterior significa que al vende banderas la Policía le hizo el peritaje químico de la búsqueda de productos nitrados un día antes de arrestarlo, “lo  que obviamente es ilógico”,  destacó el abogado defensor.