•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Ministerio de Salud (Minsa) informó este jueves que se han detectado 52 nuevos casos de grisi siknis en comunidades de Alto Wangki, ubicadas en las cercanías del Río Coco, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN).

La grisi siknis es una coondición psicológica de histeria colectiva que afecta principalmente a indígenas miskitos, que es tratada con medicina natural.

"El Ministerio de Salud nos informó sobre un brote de grisi siknis en Alto Wanki, son 52 casos reportados, 40 hombres y 12 mujeres entre las edades de 9 a 24 años”, comentó este jueves Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua.

Esta padecimiento suele ocurrir en zonas de comunidades indígenas afectadas por la extrema pobreza. Archivo/ END

Los afectados sufren convulsiones, alucinan y corren desesperadamente por la aldea con palos o machetes en manos, hasta que se desmayan y recuperan la conciencia sin recordar nada.

“Personal del Minsa se está movilizando ya al lugar donde se reportó el brote de grisi siknis, sin embargo los casos ya están siendo atendidos por médicos tradicionales de la zona, para poder abordar los casos con medicina alopática o cultura propia”, dijo Murillo.

Por asuntos culturales muy arraigados este mal es atribuido a maleficios a cargo de brujos o hechiceros, sin embargo, los científicos consideran que se trata de estados graves de desesperación, causados por frustraciones ligados a la extrema pobreza en que han vivido los indígenas miskitos del Caribe norte.

En septiembre de 2017 se registró un brote de grisi siknis en la comunidad de Raití, también del Alto Wangki, ubicado en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN).

Las personas afectadas por el actual brote de grisi siknis se ubican en edades de 9 a 24 años. Archivo/ END

Otro brote ocurrió en diciembre pasado en la comunidad de Walakistan, del departamento de Jinotega (norte), y el último se había presentado en febrero de este año, en la comunidad San Juan Bodega, Río Coco arriba.

El antropólogo nicaragüense experto en pueblos indígenas, Víctor del Cid, ha sugerido que sean chamanes los que atiendan ese mal en Nicaragua, con sus técnicas y procedimientos ancestrales.