•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La industria de formuladores y distribuidores de agroquímicos solo alcanzó el 73% de las ventas proyectadas hasta el mes de septiembre de este año, indica el Segundo Monitoreo de las Actividades Económicas de Nicaragua, del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Las ventas de esos productos, muy importantes para el sector agropecuario, también sufrieron una caída interanual de 19%, al ser comparadas con el mismo mes de 2017.

END

Mario Hanon, vicepresidente de la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda), dijo que las causas del incumplimiento en la meta proyectada van más allá de los efectos de la crisis sociopolítica que inició en abril.

“Una de las principales causas es que el cultivo del café ha sido víctima de la caída del precio internacional, sumado al hecho de que en la cosecha pasada, los cafetaleros tuvieron afectaciones de rendimiento. Por otro lado, muchos cafetaleros tienen un alto nivel de endeudamiento y dada la crisis política que hemos tenido, ha habido contracción del crédito agropecuario”, explicó.

Añadió que “todos estos factores han provocado que el cafetalero no haya podido atender sus cultivos con el uso de la fertilización adecuada, con insumos para la protección de plantas como los fungicidas para combatir la roya, insecticidas para combatir los nematodos y otros agroquímicos que se necesitan para tener un buen cultivo”.

Hanon reveló que otra causa de la reducción de las ventas de agroquímicos fue que en mayo y junio la siembra de primera de granos básicos resultó afectada: “Se sembró menos maíz, frijol y sorgo, por consiguiente, se redujo áreas para la siembra”.

La incertidumbre 

“En abril se dio la crisis política, y ahora estamos cobijados bajo una incertidumbre, al no saber realmente cuáles son las áreas que se van a sembrar y el abastecimiento de productos está difícil de definir. Hay mucha incertidumbre sobre la disponibilidad de recursos que va a tener el agricultor, tanto en el consumo interno como de exportación”, explicó.

Se registra  una disminución en las importaciones, pero hasta la fecha no hay escasez de productos agroquímicos.

Hanon, quien es presidente de la empresa Formunica, aseguró que el poder adquisitivo de los productores se ha reducido.

Ellos, dijo, se han visto obligados a usar menos insumos, lo que al final afecta los rendimientos de los cultivos que se reflejan en la cosecha.

También confirmó que ha habido una disminución en las importaciones, pero hasta la fecha no hay escasez de productos agroquímicos.

“La incertidumbre que tienen los productores, de no tener suficiente habilitación en cuanto al crédito el próximo año, pega en la cadena, puesto que nosotros a finales de este año tenemos que estar haciendo las predicciones del año que viene; hacemos pedidos de los productos con los que vamos a cuidar la agricultura, en enero y febrero, para que vengan a tiempo para la temporada porque esos productos comienzan a ingresar en abril y mayo, y luego comenzamos a abastecer a los productores de sus necesidades de fertilizantes y agroquímicos”, declaró.