• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, llamó hoy a los fieles católicos a celebrar las fiestas "marianas", en honor de la Virgen de la Concepción, con "prudencia y sentido común", en medio de la crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos desde abril.

Brenes expresó que el grito de La Purísima, que da apertura a la celebración de la tradicional Gritería el siete de diciembre, será como de costumbre a las seis de la tarde.

“Cada parroquia tiene situaciones especiales y por eso se dan estas orientaciones, que cada párroco vea su situación particular, pero el grito de apertura de La Gritería siempre será la seis de la tarde”, manifestó Brenes.

Brenes, también presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), pidió a los católicos que, "en las actuales circunstancias", que incluyen prohibiciones inéditas en el uso de pólvora, celebren "con paciencia, prudencia y sentido común".

La Policía de Nicaragua prohibió prácticamente cualquier celebración con fuegos artificiales de origen artesanal, en especial los populares morteros, luego de que estos fueron utilizados en protestas callejeras contra el Gobierno.

¿Qué hará León este año en la Gritería?

Las fiestas en honor de la Virgen María, que van de noviembre a diciembre, consisten en las denominadas "purísimas" y "La Gritería".

Las "purísimas" reúnen a los católicos en viviendas para rezar y cantar a María, con regalías al final. En "La "Gritería" miles de nicaragüenses salen a las calles a cantar frente a los altares de María que encuentran a su paso, cuyos dueños ofrecen regalos, que pueden ser dulces o alimentos. En ambos casos predominaban los fuegos artificiales, hasta a prohibición de este año.

Brenes pidió "discernimiento" ante estos "cambios de elementos tradicionales y culturales", y además sugirió realizar las fiestas "con austeridad y la máxima piedad, teniendo muy en cuenta la realidad concreta de su comunidad".

Asimismo recomendó tener un "amplio espíritu fraternal y amoroso" al compartir las regalías. "Cantemos y oremos con esperanza, haciendo nuestras las angustias y plegarias de todos los hermanos, las víctimas, los heridos, los alejados, los privados de libertad, las familias divididas, compartamos sin ver diferencias", agregó el cardenal.