• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, dijo este domingo que toda propuesta enfocada en lograr la reconciliación entre los nicaragüenses para superar la crisis sociopolítica tendría resultado si logra calar en los corazones de la personas.

“A veces, hay personas que se sienten reconciliadas y es una reconciliación muy sui generis y lo digo por experiencia. Cuando era párroco, a veces dos personas estaban distanciadas y yo iba a abogar para que se reconciliaran, y recuerdo que una persona me dijo: Sí monseñor, perdono a esa persona, pero que no pase cerca de mi casa”, relató el cardenal.Cardenal Leopoldo Brenes. Óscar Sánchez\END

Consultado sobre la iniciativa del Gobierno de iniciar encuentros y reuniones entre los pobladores de los barrios para lograr una cultura de paz y de reconciliación nacional, Brenes señaló que “la reconciliación comienza por el corazón, eso es importante”.

“He estado meditando sobre esto a nivel de mi fe, como pastor, porque nosotros siempre estamos llamando a la reconciliación; recordemos que la cuaresma es un tiempo de reconciliación, de penitencia, pero una persona reconciliada debe hacerlo desde el corazón, esto es bien clave”, añadió.

Oran por opositores presos

La Arquidiócesis de Managua inició este domingo una semana de oración por los privados de libertad durante la crisis sociopolítica.

Al respecto, Brenes mencionó que desde las parroquias se hace un proyecto de asistencia a las familias con personas detenidas o que han perdido sus empleos producto de la crisis.

“Hay familias que están limitadas, es bonito que los vecinos podamos ser generosos con esas familias y con las personas que han perdido el empleo”, sostuvo el prelado.

También se refirió a la decisión de los partidos políticos de participar en las elecciones regionales del próximo tres de marzo diciendo que “son decisiones de ellos como políticos, que deben de hacer por el bien del país; ellos tienen sus bases y tienen que responder a sus bases”.

En ese sentido, mencionó que “el mensaje del papa Francisco, para el próximo 1 de enero va a ser dirigido a los políticos, para que nos preparemos, ahorita nos dieron el tema, pero esperamos que para mediados de diciembre nos den el texto y que nos llegue como anillo al dedo para que los políticos sientan la orientación del Papa”.

Báez: “reconciliación con justicia”

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, expresó este domingo al finalizar una misa en la parroquia Cristo Resucitado, en Managua, que no puede haber reconciliación sin establecerse la verdad y la justicia.

Nicaragua necesita, dijo Báez a los asistentes a la misa, “que con gran madurez cada quien asuma la responsabilidad de lo que ha ocurrido en la verdad, porque no hay reconciliación sin establecer la verdad y sin la justicia de la que brota la paz, y eso le debemos pedir al Señor para construir un país que todos los nicaragüenses merecemos con verdad y justicia”.

Báez no había aparecido públicamente desde que fue cuestionado por medios oficialistas que divulgaron audios, en los que él critica a las autoridades gubernamentales.

“Desde hace nueve años vine como pastor, soy este que ven y no tengo nada que esconder, tengo todo el valor y toda la confianza de darles la cara y les agradezco la confianza; ustedes son mi mayor fortaleza, como decimos bromeando, a mí que me revisen”, expresó Báez a los feligreses, al concluir la misa.

El obispo reiteró su “absoluta disponibilidad de seguir en Nicaragua ejerciendo humildemente el ministerio que la Iglesia me ha confiado”.

Grito de la Purísima será a la seis de la tarde

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, expresó este domingo que el grito de la Purísima, que abre la celebración de la tradicional Gritería, el 7 de diciembre, será como de costumbre a las seis de la tarde, aunque pidió austeridad, prudencia y discernimiento al momento de organizar las manifestaciones marianas.

El prelado emitió una circular con cuatro orientaciones que deben considerarse en las comunidades parroquiales, al momento de preparar las fiestas marianas.

Brenes dijo que “cada parroquia tiene situaciones especiales y por eso se dan estas orientaciones, que cada párroco vea su situación particular, pero el grito (de apertura de la Gritería) siempre será la seis de la tarde”.

El jerarca reiteró el llamado a realizar estas celebraciones, el inicio de la novena a la Purísima Concepción de María y la Gritería “con prudencia, hay barrios que son más peligrosos, por eso decíamos que cada familia haga su celebración con prudencia. La celebración de la Purísima no es exclusiva de los centros parroquiales, sino, de las familias, esa es la tradición”.

Cuestionado sobre cuáles podrían ser esos cambios durante las celebraciones, el cardenal respondió mencionando los horarios que las familias establecen para celebrar la Gritería o los días de la novena.

“Si alguien celebra hasta medianoche, entonces, ahora puede decir: vamos a llegar hasta las ocho o hasta las nueve de la noche”.

“No vamos a tirar ni cohetes”

Ante la prohibición de la venta de morteros, cargacerradas y bombas, el cardenal Brenes dijo que “parece que no vamos a tirar ni cohetes, porque a esos sí les tengo miedo”.

Los fuegos artificiales son propios de las celebraciones marianas y al respecto el cardenal comentó que “tenía más confianza en los morteros que en los cohetes, porque los morteros se disparan hacia arriba y (…) a veces el cohete cae encendido. Tenía más simpatía por los morteros”.

Relató que “cuando era niño, mi casa era techo de paja; mi papá tenía dos escaleras, una a un lado y otra a otro lado y al pie de las escaleras habían dos baldes de agua y si caía un cohete sobre el techo, entonces, se corría para echarle agua para que la casa no se incendiara”.