•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Invasores de propiedades privadas en Chinandega, al occidente del país, quemaron intencionalmente parte de una plantación de caña de azúcar que pertenece al empresario Piero Coen.

Se desconoce con exactitud qué proporción de la plantación resultó afectada, pero Carlos Zúñiga, director jurídico y de operaciones del Grupo Coen, dijo que podrían ser al menos cinco hectáreas, de un lote de 25. La plantación afectada es parte de la finca La Holanda, cuya extensión es de 400 manzanas. 

A raíz del estallido social que surgió en abril de este año por las protestas antigubernamentales, la extensa propiedad quedó bajo el control de los tomatierras simpatizantes del gobierno.

El funcionario del Grupo Coen informó que los tomatierras no solo han intentado quemar la plantación. Imagen referencial. Archivo\END

En los primeros días de julio, éstos llegaron a la finca, ubicada a 15 kilómetros de Chinandega y la tomaron por la fuerza luego de intimidar a los trabajadores, dijo el representante de los propietarios.
Desde entonces, los sujetos, entre 20 y 30 personas cuyas identidades aún se desconocen, se pasean por el amplio cañaveral, portan armas de fuego. Para mantener y ejercer el control sobre la propiedad, han formado grupos de vigilancia que se rotan.

El pasado viernes, por información que le proporcionaron varios productores, el grupo Coen conoció que los invasores le habían prendido fuego al cultivo, pero el incendio no se extendió al resto de la plantación ya que la cosecha aún está verde y días antes llovió en la zona.

“Productores, obreros y hasta los bomberos se dirigieron a la finca para controlar el fuego, pero unos hombres armados no se lo permitieron”, explicó Zúñiga.

Más daños 

El funcionario del Grupo Coen informó que los tomatierras no solo han intentado quemar la plantación, sino que también han hurtado maquinaria, tuberías de riego, implementos agrícolas y bombas de pozos.

Cortaron también una cantidad no precisada de caña antes de tiempo para comercializarla a precios irrisorios. A la fecha, alrededor de 1,500 manzanas del Grupo Coen están tomadas por grupos de invasores.

De acuerdo con Zúñiga, esto representa el 21% de las tierras que han sido invadidas de abril a la fecha. La Policía ya tiene conocimiento sobre esta situación.

Las respuestas que han recibido es que deben esperar más tiempo, ya que para desalojar a los invasores se requiere de un plan y de recibir órdenes de los superiores.

Las pérdidas no han sido cuantificadas porque no es posible ingresar a la propiedad.

Como en Estelí

El caso del grupo Coen es uno de tantos. En Estelí, al norte del país, la familia Herrera Molina tenía dos galerones para secar tabaco cuyo valor rondaba los US$75,000. Tomatierras destruyeron la construcción y se tomaron la propiedad.

Dos meses después lograron recuperarla pero de los galerones no quedó nada. A la fecha nadie se ha responsabilizado por esos daños y la familia debió hacer nuevas inversiones para reparar los daños.La extensa propiedad quedó bajo el control de los tomatierras simpatizantes del gobierno. Imagen referencial. Archivo\END

La Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) estima que 7,112 manzanas de tierras permanecen invadidas en ocho departamentos del país. Esta situación estaría generando pérdidas que ascienden a los US$17.1 millones de dólares.

Upanic también considera que en concepto de “lucro cesante en el sector agrícola” hay pérdidas por el orden de los US$7.4 millones, por el perjuicio sufrido al dejar de obtener ganancias.