•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional anunció este miércoles que una persona está siendo investigaba por el crimen de la joven futbolista Sherling Blandón Aráuz, de 20 años, quien había sido reportada como desaparecida por sus familiares en Matagalpa.

En una escueta nota de prensa, la institución policial informó que las iniciales del investigado corresponden a H.A.B.C. Las circunstancias de su arresto no fueron proporcionadas.

No obstante, el comunicado precisa que el cadáver fue localizado en la finca San Rafael, comarca Apante Grande, jurisdicción del municipio de Matagalpa. 

“El cadáver fue examinado por médico forense de Matagalpa, quien dictaminó la causa de fallecimiento por heridas con arma cortopunzante (…). La Policía Nacional detuvo al sospechoso de iniciales H.A.B.C. Un equipo de investigación realiza las diligencias pertinentes para el esclarecimiento del hecho criminal”, precisa el comunicado.

La joven deportista desapareció el pasado viernes, pero fue hasta este lunes que sus familiares lo oficializaron ante las autoridades.

Recibió una llamada

En declaraciones a medios de comunicación de Matagalpa, amigas de la occisa expresaron que el día de su desaparición, departieron con ella en un local de esa ciudad.

Como tenía un compromiso familiar, la joven se excusó y se retiró a su vivienda en el barrio Santa Teresita. Horas después, mientras estaba en su hogar, recibió una llamada telefónica. Tras cortar la comunicación, salió a bordo de una motocicleta y no regresó.

Posteriormente, amigos y familiares la buscaron en diferentes lugares. Este martes un peón de la finca San Rafael se percató que una bandada de zopilotes merodeaban los alrededores de una laguna artificial construida en la propiedad. Al acercarse al área, observó el cuerpo.

En la escena del crimen las autoridades encontraron documentos personales de la futbolista. Por su avanzado estado de descomposición. Este miércoles fue sepultada.

Extraoficialmente se conoció que la víctima presentaba heridas en el cuello y pierna. Mostraba también signos aparentes de estrangulamiento.