Jorge Eduardo Arellano
  •   Managua (ACAN-EFE)  |
  •  |
  •  |
  • EL PAIS


Los nicaragüenses se preparan para despedir la Nochevieja y recibir el año nuevo con "limpias", supersticiones, fuegos artificiales, quemando muñecos y bailando al son de vallenato con el artista colombiano Carlos Vives.

En los hogares nicaragüenses despiden la Nochevieja en medio de celebraciones familiares en las que abunda la música, la comida, el licor y los petardos, y en otras la oración.

Los nicaragüenses acostumbran a hacerse "limpias" para empezar el año, y son muy supersticiosos cuando el reloj marca las 00:00 horas del primero de enero.

Apenas se anuncia, con fuegos artificiales y música con volumen a todo dar, el fin de la Nochevieja y el inicio del año nuevo, los nicaragüenses se funden en abrazos y reparten besos, pero también hay quienes prefieren seguir con las tradiciones.


El huevo de amor y el futuro
Las tradiciones son de todos los colores y van desde la costumbre mundial de comer 12 uvas, hasta echar la yema de un huevo "de amor" dentro de un vaso con agua, a la medianoche, y esperan unos minutos a ver qué figura forma para conocer la "suerte" que le depara en el nuevo año.

Si la figura que se forma es parecida a una iglesia, significa matrimonio; si es ataúd, muerte; y si es banco, dinero.

El vaso con agua y la yema del huevo es colocado detrás de la puerta principal de la casa.

Otros nicaragüenses en cambio prefieren adornar la mesa principal de la vivienda con frutas frescas para atraer la buena suerte en el ámbito económico.

También, están quienes se visten de rojo para atraer el amor; de blanco, para la paz; y amarillo, la suerte; y los temerosos del mal que se ponen su ropa interior al revés para ahuyentar a los "malos espíritus".


Dar la vuelta a la cuadra de la casa a medianoche
Los que desean viajar acostumbran dar una vuelta a la cuadra de su casa, a la medianoche, con una valija en la mano, unos lo hacen en familia y otros solos, para que de esta forma, según la creencia, el año naciente les garantice la llegada a nuevos destinos.

Otras familias deciden viajar a los balnearios para despedir el año y recibir el venidero, o bien en hoteles, restaurantes, bares y clubes, donde son comunes las fiestas hasta el amanecer.

Este año el gobierno nicaragüense de Daniel Ortega organizará una fiesta popular en la Plaza de la República, en el antiguo centro de Managua, para despedir el 2007 y recibir el año nuevo año.

La fiesta, que inicia desde el 30 de diciembre y continúa el 31 hasta el amanecer del primero de enero de 2008, estará amenizada con el son de la música vallenata del colombiano Carlos Vives y grupos musicales nicaragüenses.

También habrá fuegos y luces artificiales en esa fiesta popular que será resguardada por 10,000 agentes de la Policía Nacional.


Quema de muñecos
Otro de los atractivos en Nicaragua es la quema de muñecos que, desde que se celebra la Navidad, entra en agonía con su botella de licor en su mano derecha al pie de una silla desvencijada y en la otra mano lleva instalada una sonda con "suero" que presagia sus últimos días.

Los muñecos, vestidos con la ropa más vieja y llenos de papeles, a veces representan, en sus rostros, las caras de los principales personajes políticos y gubernamentales, que el nicaragüense desea "quemar" con la despedida de la Nochevieja.