• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A José Luis Ortega Briceño, de 20 años, habitante de la colonia Bosco Monge, de Masaya, la Fiscalía lo acusa de haber torturado a dos policías en uno de los tranques antigubernamentales que se levantaron en esa ciudad en los meses de mayo y junio.

Sin embargo, el que ha sufrido maltrato resulta ser el prisionero, según la denuncia que presentó su mamá, María Luz Briceño Chavarría, en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y que se hizo pública este viernes después que un juez mandó a juicio al joven Ortega para el próximo 12 de diciembre.

En la denuncia que rola en los expedientes de la CPDH, se explica que José Luis Ortega, quien fue llevado ante un juez de Masaya el 30 de agosto acusado por desacato (delito que no tiene relación con su captura el 14 del mismo mes), refirió a su hermana, Mary Anielka Briceño, que en las cárceles de la Policía en Masaya habría sido maltratado por un policía.

Briceño Chavaría afirmó que su hijo le dijo a su hermana que sufrió trato cruel por parte del policía, describiéndole que le quitó las uñas de los pies, que sufrió lesiones en el cuello, manos y que le dio puntapiés en el estómago hasta que lo hizo vomitar sangre.

En la denuncia, la madre del joven, a quien la Fiscalía le atribuye los delitos de tortura, secuestro simple, lesiones sicológicas leves y entorpecimiento de servicios públicos, refiere que su hijo le relató a su hermana que el maltrato recibido en la delegación policial de Masaya presuntamente se lo hacían entre las 10:00 p.m. y 10:30 p.m.

La acusación

En el escrito acusatorio presentado en el Juzgado Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, la Fiscalía asegura que José Luis Ortega, en compañía de personas de identidad desconocida, el 12 de junio del 2018 habría tomado como rehenes a los policías Jorge Canizales Sevilla y Luis Alberto Gaitán.

José Luis Ortega, junto con otras personas desconocidas, habría vendado y rociado con gasolina los pies de Canizales y Gaitán, mientras los andaban de tranque en tranque por Masaya, según la acusación fiscal.

Para el juicio previsto para el próximo mes de diciembre, la Fiscalía podrá presentar como prueba los testimonios de los familiares de las supuestas víctimas y videos que circularon en las redes sociales.