• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Leónidas Ernesto Lúquez González, de 37 años, quien fue detenido por oficiales de la Policía Nacional en el centro comercial Galerías Santo Domingo, fue pasado a los juzgados este viernes para ser procesado bajo el delito de obstrucción de funciones.

María José Rodríguez, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), señaló que el actuar de la Policía y la acusación del Ministerio Público en este caso, no concuerdan con los hechos, ya que, según la denuncia de la esposa del procesado, el problema fue haberle tomado fotos a los agentes y por eso sostuvo un intercambio de palabras que terminó en la detención el miércoles 14 de noviembre.

​​Madre de reo denuncia que su hijo sufrió torturas en cárcel de Masaya

“Como organización de derechos humanos, el Cenidh se sorprende al ver esta situación porque según la información dada, tenía cargos por supuesta obstrucción de funciones, pero según la narración de testigos, no hubo tal impedimento al trabajo de los agentes policiales. De igual manera, no había denuncia del centro comercial ni de ninguna persona en particular en su caso. No existía orden de captura ni fue detenido en delito flagrante”, dijo Rodríguez.

Indicó que la Policía le había informado a la esposa del detenido, Marcela Alfaro, que cumpliendo las 48 horas de detención podría ser liberado; sin embargo, su sorpresa fue cuando el viernes llevó el desayuno a Lúquez y le dijeron que a las 8:30 a.m. sería llevado a los juzgados.

CIDH pide investigación en cárcel de mujeres

La abogada del Cenidh dijo que la familia confirmó la acusación de Lúquez, a quien le aplicaron arresto domiciliar, dado que tiene una condición de salud que necesita de un tratamiento constante y medicamentos para que no entre en crisis.

Mediación era más viable

Rodríguez consideró que si de alguna manera los oficiales se sintieron ofendidos, habría sido más viable una mediación en el distrito, multa o amonestación, pero están recurriendo a un proceso judicial.

“Tenemos conocimiento de que el Ministerio Público en un primer momento desestimó la acusación porque no había una relación de hechos coherente y mandaron a ampliarla, para luego proceder judicialmente el jueves”, comentó la abogada Rodríguez, quien agregó que el viernes la acusación fue admitida en el juzgado Tercero Local de lo Penal circunscripción Managua, por la jueza Natalia Nadezhda Úbeda Obando.

En este caso, el ofendido no fue planteado como el Estado, tal como se acostumbra en este tipo de delitos, sino que el policía Roberto Javier Arce Gutiérrez es el acusador directo.

La próxima sesión judicial para Lúquez será el lunes 26 de noviembre, cuando la parte acusatoria deberá presentar los elementos de convicción y demostrar el delito que cometió. La pena por obstrucción de funciones es de 5 años de cárcel.

Dos personas más presentadas como “terroristas”

La presencia policial en los centros comerciales, por ser empresas privadas, necesita de una solicitud, pero la Policía se ha estado presentando en los centros comerciales después que el Movimiento Azul y Blanco se manifestara allí con pancartas, globos y banderas de Nicaragua.

Sobre esto, la Policía justificó que la presencia en los centros de compras era parte de un plan de seguridad, previo a la Gritería y las fiestas navideñas.