• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El nacimiento prematuro es un problema de salud grave y poco visible. Se estima que dos de cada diez niños que nacen en el país son prematuros y tienen apenas un 10% de probabilidades de sobrevivir, según la Fundación Nicaragüense por la Prematurez.

Los bebés prematuros son aquellos cuyas madres no completan las 37 semanas de gestación. Es considerado un parto prematuro de alto riesgo cuando la madre solamente alcanza 28 semanas.

Estos bebés al nacer pueden tener más complicaciones de salud que los niños que nacen a término, manifestó la presidenta de la fundación, Cinthya Delgado.

“Les dan múltiples infecciones y sus órganos no están completamente maduros, el reto es que el bebé madure sus pulmones, madurar los órganos para evitar que queden como pacientes crónicos”, enfatizó Delgado.

La fundación está integrada por un grupo de cinco familias que vivieron la experiencia de tener hijos prematuros, ofreciendo ahora un acompañamiento a las parejas que enfrentan una situación similar.

“El bebé se tiene que valorar (por un médico) antes del primer mes por un oftalmólogo o retinólogo, aunque el bebé esté en cuidados intensivos, de esta manera evitamos que se les desprenda la retina y queden ciegos”, señaló Delgado.

En dependencia del caso, la fundación hace un acompañamiento a los padres en los primeros diez meses de vida del bebé.

Actividad recaudatoria

Debido al gasto económico que representa el cuido de un prematuro, y en el marco del Día Mundial del Prematuro que se celebra cada 17 de noviembre, la fundación está realizando hoy una actividad con fines recaudatorios para continuar apoyando a las familias.

La actividad se realizará en el Parque Japón Nicaragua, a partir de las 10:00 a.m. “Vamos a tener médicos especialistas dando charlas, estarán las casas comerciales que están apoyando la fundación, habrá venta de comidas para recaudar fondos, y los que quieran colaborar pueden donar en efectivo, o bien, pañales, toallas húmedas, cremas Lubriderm que usan los prematuros”, dijo Delgado.

Debido a que un bebé prematuro debe ser valorado por un médico cada 72 horas la fundación tiene como meta construir en Managua un centro de apoyo que sirva como albergue para las familias que vienen de los departamentos a la capital.