•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El período de matrículas para el ciclo escolar 2019 inició ayer con una rala afluencia de padres de familia en los centros educativos. Durante este proceso, el Ministerio de Educación espera el ingreso de 1.74 millones de estudiantes para el 2019.

Las largas filas para la inscripción de los alumnos en los colegios públicos del país son cosa del pasado, y el proceso parece ser más ágil que en años anteriores, según constató El Nuevo Diario en un recorrido por algunas escuelas de la capital.

Los estudiantes de reingreso únicamente llenan una esquela de confirmación. Por otro lado, los de nuevo ingreso deben presentar el certificado de nacimiento, la hoja de traslado y las notas del último grado aprobado. 

Las autoridades del Mined, quienes tienen la certeza de que la meta trazada será superada, confirmaron que el viernes 23 de noviembre será un día clave para avanzar en la matrícula, pues ese día planean un encuentro con padres de familia en cada centro educativo.

Usan esquela

En el Colegio Público José de la Cruz Mena, ubicado en el barrio Pedro Joaquín Chamorro, la situación era distinta a la de años anteriores. Los alumnos de reingreso confirmaron matrícula a través de la esquela que con anterioridad entregaron los docentes. 

“Se llena una hoja de continuidad y se confirma que ellos (los estudiantes) van a seguir en el colegio. Los padres solo firman cuando vienen a dejar a los niños, solo los de nuevo ingreso pasan a la dirección”, confirmó Michael Mendoza, funcionario del Colegio José de la Cruz Mena. 

El período de matrícula se extenderá hasta el próximo 6 de diciembre para todos los niveles educativos y modalidades.  

“Tres minutos se tarda el padre de familia matriculando, aquí se está incrementando la matrícula, y es importante la aceptación de los padres. El maestro ya tiene hecha la esquela y ahí se llena con el nombre y apellido del estudiante, firman el padre y el director y se va (queda matriculado)”, dijo Maritza Díaz, directora del Colegio Rigoberto Cruz Argüello, ubicado en las Américas 1. 

Rosa Pineda, habitante de Villa Austria, con hijos estudiando en el Colegio Público Ottakring, cree que la modalidad de confirmar matrícula a través de las esquelas entregadas por el docente les ahorra tiempo. 

“Es fácil, porque sólo es como una confirmación del alumno para el grado siguiente, solo nos piden la cédula”, indicó la madre de familia.