• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Redacción web

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) demandó a la Policía Nacional respetar los derechos políticos ciudadanos de manifestarse pacíficamente, después de conocer que la institución no otorgó permiso a la Unidad Nacional Azul y Blanco para marchar el domingo.

La funciones de la policía, en este caso, se limitan a “establecer los requisitos de los ciudadanos para que su derecho político no afecte la libre circulación de las personas y vehículos”, manifestó el Cosep por medio de un comunicado.

Según la Ley 872 de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de Seguridad de la Policía Nacional, la institución tiene la facultad de otorgar permiso, pero no puede “determinar de forma discrecional quiénes y cuándo los ciudadanos pueden manifestarse públicamente y menos aún en forma arbitraria restringir ese derecho constitucional bajo argumentos políticos”.

El Cosep insistió que la Constitución Política de Nicaragua establece el derecho de concentración, manifestación y movilización pública, lo cual las sociedades democráticas respetan y garantizan a todos sus ciudadanos sin discriminación alguna.

"El ejercicio de estos derechos no puede verse como una amenaza y su limitación, tal como lo reconoce el Meseni-CIDH, constituye una violación a los estándares internacionales de derechos humanos”, sostuvo el Cosep.

En su comunicado, el Cosep también demandó que en Nicaragua cesen las capturas y amenazas contra los ciudadanos, algo que es utilizado para impedir las manifestaciones o protestas sociales.