• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional negó este viernes el permiso que solicitó la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) para marchar el domingo, en conmemoración del Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer y por la liberación de los manifestantes encarcelados.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) pidió a la Policía Nacional que respete los derechos políticos ciudadanos de manifestarse pacíficamente.

La funciones de la Policía en este caso se limitan a “establecer los requisitos de los ciudadanos para que su derecho político no afecte la libre circulación de las personas y vehículos”, manifestó el Cosep en un comunicado.

Según la Ley 872 de Organización, Funciones, Carrera y Régimen Especial de Seguridad Social de la Policía Nacional, esta institución tiene la facultad de otorgar permiso, pero no puede “determinar de forma discrecional quiénes y cuándo los ciudadanos pueden manifestarse públicamente y menos aún en forma arbitraria restringir ese derecho constitucional bajo argumentos políticos”, argumentó el Cosep.

La organización empresarial insistió en que La Constitución Política de Nicaragua establece el derecho de concentración, manifestación y movilización pública, que las sociedades democráticas respetan y garantizan a todos sus ciudadanos sin discriminación alguna. “El ejercicio de estos derechos no puede verse como una amenaza y su limitación, tal como lo reconoce el Meseni-CIDH, constituye una violación a los estándares internacionales de derechos humanos”, destacó.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia emitió un comunicado expresando el rechazo a la respuesta negativa de la Policía Nacional frente a la solicitud de la Unidad Nacional de marchar el domingo 25 de noviembre, y destaca que “los argumentos dados por la Policía son falsos, amenazantes y arbitrarios.”

En el comunicado, añaden que “seguirán encontrando los medios posibles para continuar movilizándose pacíficamente, tal y como lo han venido haciendo hasta hoy, procurando la seguridad de los manifestantes.”

Según el comunicado, la respuesta negativa de la Policía Nacional “evidencia el afán de detener a los nicaragüenses en su lucha por la democracia y justicia.”

Al conocerse la resolución de la Policía, Eveling Flores, de la Red de Mujeres contra la Violencia, manifestó que oficialmente la institución no les había informado sobre su decisión, por lo que no se daban por enteradas.

No obstante, dijo que por seguridad de la población, no marcharían el domingo, pero la próxima semana estarían presentando otra solicitud.

Conferencia policial

En un comunicado leído este viernes, el inspector general de la Policía, Jaime Vanegas, justificó la negativa argumentando que tres de las cinco personas que solicitaron el permiso para marchar están vinculados a prácticas vandálicas.

“En el grupo de cinco personas identificamos a quienes realizan prácticas vandálicas en centros comerciales, con el único objetivo de dar continuidad a los actos terroristas y a reactivar los tranques con sus propósitos golpistas, teniendo entre sus planes inmediatos afectar a las familias en las celebraciones de la Purísima, Navidad y Año Nuevo”, expresó el jefe policial.

El comunicado de la Policía también expresa que la Unidad Nacional, “por carecer de personería jurídica no puede ejercer derechos ni contraer obligaciones conforme a nuestro ordenamiento jurídico”.

La resolución policial, firmada por el comisionado general Luis Fernando Barrantes, jefe de la Dirección de Seguridad Pública, establece que “la simple comunicación de realización de movilización y manifestación no se considera como solicitud de permiso”, pero no explicó cómo es el procedimiento correcto.

Por las consideraciones mencionadas, la institución policial resolvió “no autorizar la movilización y manifestación que pretendía realizar el día domingo 25 de noviembre 2018, la autodenominada Unidad Nacional Azul y Blanco”.