• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Unidad Nacional Azul y Blanco rechazó las acusaciones de la Policía Nacional que los señala de intentar promover “actos vandálicos y terroristas” y aseguraron que posponen la marcha que pretendían realizar este domingo por razones de seguridad para la población.

Los representantes de movimientos sociales y empresariales que conforman la Unidad, aclararon que el único objetivo de realizar la marcha era conmemorar la lucha de las mujeres.

Negaron también que su intención, al convocar a manifestaciones pacíficas, sea dar “un golpe de Estado”, por lo cual, rechazaron la vinculación realizada por la Policía en la nota de prensa 29-2018, de los suscritos en “un fallido intento de golpe”.

Los líderes de la unidad destacaron que este tipo de señalamientos de la Policía fueron desvirtuados por el informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), el que expresa que durante su visita en Nicaragua solicitaron al Gobierno la presentación de pruebas de una supuesta conspiración para llevar a cabo un golpe de Estado.

Seguirán pidiendo permisos

La unidad consideró que este tipo de respuesta de la Policía es solo una estrategia más para justificar la prohibición y violación al derecho que tienen los nicaragüenses de manifestarse pacíficamente.

“Hemos decidido postergar la marcha a fin de salvaguardar la vida de miles de personas que estaban dispuestas a concurrir a ella en ejercicio de su derecho”, dice el comunicado leído por directivos la Unidad.

Ana Quirós, Juanita Jiménez y María Teresa Blandón, junto a Dolores Blandino, fueron las personas encargadas de dar a conocer el pronunciamiento de la Unidad Nacional Azul y Blanco y reiteraron que no dejarán de manifestarse pacíficamente, por lo que, como colectivo de movimientos sociales y empresariales, continuarán enviando solicitudes ante la Policía hasta que se les autorice y garantice que las personas que vayan a marchar no serán reprimidas o apresadas.

Los representantes de la Unidad Nacional invitaron a la población a manifestarse desde sus propios espacios.

Los miembros de la unidad habían informado a la Policía sus pretensiones de marchar este domingo en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, luego que la institución advirtiera, mediante la nota de prensa 115-2018, que las manifestaciones que no fuera autorizadas, serían consideradas ilegales.

Iglesia lamenta

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, lamentó ayer que la Policía Nacional no haya dado el permiso a la Unidad Nacional Azul y Blanco para que marchara este domingo.

“Es triste que no se haya podido conceder el permiso, esperaba que se diera el permiso”, señaló el jerarca de la Iglesia Católica.

“Ojala que esto (no autorizar la marcha) no traiga más tensiones dentro de la población que quiere expresarse de manera cívica”, señaló el cardenal al ser consultado por periodistas.