• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Miguel Mora, director ejecutivo de 100% noticias y su esposa Verónica Chávez, reportaron este sábado que un oficial de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP) de la Policía Nacional los amenazó tras ser detenidos este sábado en un retén de la carretera Managua-Masaya.

Las amenazas contra la pareja de periodistas ocurrieron un día después de que su canal de televisión amaneciera rodeado por simpatizantes del partido de Gobierno y agentes de Policía.

Mora explicó a El Nuevo Diario que iba con su esposa y su conductor y al pasar por un retén policial, instalado sobre la carretera a Masaya, un oficial le hizo la señal de detener el vehículo. Al estacionarse a un lado de la carretera, el agente les solicitó la documentación y les preguntó cuántas personas viajaban.

Al responderle Mora solo ellos, el policía les ordenó salir del vehículo porque los requisarían. Tres agentes más, armados con Ak-47, los rodearon mientras hacían la requisa del vehículo.

Al terminar, el oficial, con los documentos de Mora, Chávez y el conductor, se retiró unos metros y efectuó una llamada telefónica.

Tras cortar la comunicación, el policía se acercó al vehículo. Verónica Chávez sacó un celular y el oficial amenazó con arrestarlos.

Les toman fotos

Tras la amenaza, los policías procedieron a fotografiarlos por separado y luego juntos.

Al levantar el matrimonio y su conductor uno de sus brazos en “señal de victoria”, el oficial aparentemente a cargo del retén, tomó del brazo a Mora y lo alejó del grupo. Estando a solas, le dijo: “Vos tenés las manos manchadas con sangre de hermanos sandinistas. No estás solo, te tenemos vigilado”.

Al escuchar esto, Mora le preguntó si era una amenaza de muerte, y el policía respondió: “Tomalo como vos querrás, pero tus días están contados”.

Mora relata que al escuchar la amenaza, reaccionó colocando una de sus manos sobre el hombro del policía y le dijo que ni él ni ningún ejército podrían hacerle nada porque estaba protegido por Jehová de los ejércitos.

La retención de Mora y Chávez fue vista por conductores que transitaban por la zona, quienes al observar lo que sucedía, gritaban a los agentes que los dejaran libres y tranquilos.

Segundo hostigamiento

Más tarde, el mismo grupo de policías retuvo nuevamente el vehículo de Miguel Mora y arrestaron al conductor Carlos Navarro, a quien horas después dejaron en libertad.

Según Mora, este hecho ocurrió a eso de las 5:30 de la tarde, en el kilómetro 10.5 de la carretera Managua-Masaya. Los tres, Mora, su esposa Verónica y el conductor fueron colocados con las manos sobre la capota de la camioneta y comenzaron a requisarlos, y mientras una oficial registraba a su esposa, otros dos policías comenzaron a filmar con sus teléfonos móviles, lo que provocó la protesta Mora, porque su esposa estaba siendo revisada de manera “abusiva”.

Los policías detuvieron al conductor de Mora.

Golpean a cronista

El cronista deportivo Gustavo Jarquín, de Radio Corporación, afirmó haber sido golpeado por agentes policiales en varias partes del cuerpo cuando se negó a entregarles su teléfono celular.

Jarquín relató a El Nuevo Diario que tres agentes policiales lo atacaron en los semáforos de La Tenderí, en Managua, cuando se dirigía en un taxi a la emisora.

Afirmó que mientras estaba a unos metros de los semáforos de La Tenderí, unos oficiales en un retén le hicieron parada al taxi y les ordenaron que bajaran del vehículo y entregaran sus documentos personales y teléfonos celulares.

Gustavo Jarquín. Cortesía/END

Jarquín les respondió que no existe ninguna ley que le obligue a entregar su celular y se identificó como periodista. Al decir que era de Radio Corporación, un agente le ordenó a otro que lo atacara.

El cronista deportivo intentó defenderse, pero terminó siendo superado.

Dijo que logró escapar gracias a un taxista que al observar lo que sucedía, lo auxilió permitiéndole que abordara el vehículo y se retiró del sitio. Jarquín tiene golpes en el ojo y otras partes del cuerpo, que mostró en fotografías en las redes sociales.