• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Después de 26 días en custodia policial, el maratonista José Alejandro Vanegas Potoy fue presentado en el Complejo Judicial Central Managua, donde se admitió en su contra la acusación de falta penal por supuesto escándalo en la vía pública, el cual fue radicado en el Juzgado Tercero Local Penal.

El abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, señaló que en este caso la acusación no es un delito, sino una falta menor, lo cual no amerita la captura y detención en la cárcel y menos en las celdas de El Chipote, donde se supone que se retiene a personas autoras de delitos penales de gravedad.

Editorialista sigue detenido

La causa fue presentada la mañana del lunes, y en el escrito se determina que Alejandro Vanegas es presunto autor del ilícito de escándalo público en perjuicio del Estado de Nicaragua, con audiencia inicial con propósito de preliminar y mediación para el jueves 29, en la sala número 15.

Cuevas señaló que se incurre en la falta de escándalo público cuando se altera la paz. Según dicta el Código Penal, define las faltas contra el orden y la tranquilidad pública, especificando que la acción la comete quien violando los reglamentos, turbe las ocupaciones de los vecinos o su reposo nocturno con gritos, petardos, ruidos o mediante el uso en alto volumen de radios, roconolas, televisores, altoparlantes u otros medios análogos.

Le notifican en su casa

Según el abogado de la CPDH, hay un abuso de autoridad por parte de la institución policial, ya que Vanegas no debe estar detenido, e incluso, es de notar que la cédula judicial de notificación fue enviada a la dirección de la vivienda del acusado, sabiendo la autoridad que ellos lo tienen privado de libertad.

Cuevas dijo que si Vanegas fuera encontrado culpable, esa falta se paga con días de multa desde 10 hasta un máximo de 100. Esto se calcula tomando su salario y dividiéndolo entre 30. Luego ese resultado se multiplica por la cantidad de días de multa que aplique el judicial.

Policía de Nicaragua presenta como delincuentes a manifestantes de León

Por su parte, el director de la CPDH, Marcos Carmona, señaló que la acción del Gobierno es condenable, porque la intencionalidad es la criminalización de las protestas cívicas, por tanto, no hay lógica para esa acusación, cuando Vanegas lo único que hacía era brindar tributo a uno de los caídos en las protestas contra el Gobierno.

El maratonista fue detenido el 2 de noviembre, Día de los Difuntos, cuando este se presentó al cementerio Puertas del Cielo, en el barrio Milagro de Dios, donde la Policía le dio seguimiento y lo detuvieron mientras cantaba el Himno Nacional, ante una de las personas que perdió la vida durante las protestas contra el Gobierno.

​​Fiscalía desempolva sentencia “saltarina” contra manifestantes

“Si brindar tributo a los muertos, estar sobrio y cantar el Himno Nacional es una falta, se están violando los derechos constitucionales de este ciudadano “, indicó Carmona.