• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Dos hermanos y un adolescente de 17 años, han sido señalados por la Policía Nacional como los autores materiales del asesinato atroz en perjuicio de José Mercedes Hernández Bravo, de 23 años, cuyo cadáver fue encontrado este lunes quemado y amarrado de pie y manos en un basurero ubicado en Villa Sol, al este de Managua.

Los hermanos detenidos son Francisco José y Pablo Antonio Bravo Rodríguez, de 33 y 31 años respectivamente, quienes son primos de la víctima, y un tercer detenido es un adolescente de iniciales ARRB, de 17 años de edad.

El comisionado general Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la Policía de Managua, dijo que los tres serán remitidos en las próximas horas a una autoridad judicial, acusados por asesinato atroz.

Según el relato policial, el hecho ocurrió a las 11 de la noche del domingo 25 de noviembre, en el barrio Milagro de Dios.

“El occiso estaba acompañado de los tres detenidos, en casa de Hipólito Bravo, padre de los tres hombres adultos. Todos estaban tomando licor, y bajo estos efectos se dio una discusión fuerte por viejas rencillas personales, motivado por el robo de un celular y de otras pertenencias al adolescente”, expresó el jefe policial.

El comisionado Gutiérrez dijo que los ahora detenidos usaron un cuchillo para asesinar de varias puñaladas a Hernández Bravo.

“Luego lo amarraron, lo envolvieron en plástico transparente, lo metieron en una caja grande de cartón, y después lo colocaron en la tina de una camioneta Mitsubishi propiedad de Carlos Bravo, y lo trasladaron al basurero ubicado de la entrada de Villa Sol, 200 metros al norte donde le prendieron fuego”, relató el comisionado Gutiérrez.

En este basurero fue encontrado José Mercedes Hernández Bravo, de 23 años, asesinado presuntamente por sus primos.

Como resultado de las investigaciones la Policía informó que fueron ocupadas dos armas blancas, prendas de vestir de los autores del crimen con manchas de sangre de la víctima, la camioneta en que trasladaron el cuerpo, trozos de mecate, lampazos y escobas utilizados para limpiar la sangre de la escena del crimen.

“Todas estas cosas ocupadas serán parte de la evidencia de este crimen”, afirmó el comisionado Gutiérrez.

La señora Silvia Rodríguez, mamá de Pablo Antonio y Francisco Bravo Rodríguez, cree que el crimen ocurrió a eso de las 8:00 p.m., en el interior de la vivienda.

“Francisco, uno de mis hijos, no tuvo nada que ver porque él estaba atendiendo la pulpería”, aseguró Rodríguez.

La Policía se presentó al basurero, donde fue hallado el cadáver de José Mercedes Hernández Bravo, de 23 años.

La mamá de los detenidos lamentó que las rencillas personales de sus hijos con su primo hayan terminado de esta forma.

“Pero ese muchacho (Hernández Bravo) siempre vivía amenazando a mis hijos y a mi nieto (el adolescente). Hace como 15 días él vino y golpeó a mi nieto que hasta provocó que vomitara sangre. Mi nieto tuvo que ser llevado donde un médico y desde entonces quedó con un problema en el riñón”, afirmó Rodríguez.

La señora comentó que “si sus hijos no se hubiesen metido, el muerto hubiera sido su nieto.