• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Ana Quirós afirma que antes de ser entregada a las autoridades migratorias de Costa Rica, en la frontera de Peñas Blancas, fue “humillada, ofendida y despojada de la nacionalidad” nicaragüense.

En la sede de la Fundación Arias, en San José, la activista feminista narró sus últimas horas en Nicaragua, antes de ser expulsada por el Gobierno.

​​Gobierno expulsa a defensora de mujeres

Dijo que al ingresar a la Dirección General de Migración y Extranjería, en Managua, el lunes por la mañana, funcionarios de esa entidad la separaron de una abogada que la acompañaba, la llevaron a una oficina y después de algunos minutos, le orientaron que debía caminar hacia un parqueo. Ahí le ordenaron que abordara una furgoneta.

Relató que dentro del vehículo le tomaron fotografías desde diversos ángulos y le aplicaron una tinta para obtener sus huellas dactilares; y después de tomarle fotos, la llevaron a una celda junto a otras mujeres. Horas después, funcionarios de Migración le leyeron una resolución en la que le anulaban la nacionalidad nicaragüense otorgada en 1997.

“En ningún momento me dijeron cuál era el siguiente paso (…) A las 04:00 p.m., me leyeron una resolución y decía que no puedo regresar a Nicaragua hasta en unos cinco años. Me subieron a un bus en el que iban seis personas armadas y me llevaron a la frontera”, agregó Quirós.

Dijo que en el trayecto a Peñas Blancas iba esposada y los oficiales a cargo del traslado hicieron una parada, para despojarla de la sudadera que vestía porque tenía estampado el nombre de Nicaragua y era azul y blanco.

​​Misión de la alta comisionada de la ONU regresará en diciembre a Nicaragua

“Como llevaba puesta una sudadera con la leyenda Nicaragua, en Nindirí se detuvieron e hicieron que me cambiara de ropa. Prácticamente me robaron la camisa, ese fue el único momento en el viaje que me quitaron las esposas. El otro momento fue cuando estábamos por llegar a la frontera”, contó Quirós.

La feminista aseguró que durante el traslado los oficiales la ofendieron y le tomaron fotografías, que constantemente le gritaban: “quién te manda que andés de golpista”.

Quirós, quien ha sido parte del Movimiento Autónomo de Mujeres, enfatizó que “la nacionalidad no la da un ciudadano de primera y segunda; me he sentido orgullosamente binacional, porque la historia de Costa Rica y Nicaragua están íntimamente vinculadas”.

Anunció que procederá “por la vía jurídica en los ámbitos internacionales, vamos a seguir denunciando con los nicas la situación en el país, un país donde inflar un globo es motivo de detención, así como llevar los colores azul y blanco”.

CPDH condena expulsión

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) condenó la deportación de Ana Quirós, nacida en Costa Rica pero nacionalizada nicaragüense hace 21 años, señalando que como ciudadana de Nicaragua el Gobierno violó las normas legales y sus derechos constitucionales.

Colegio niega intención de sacar a menores amenazados por policías

“Rechazamos las acciones del Gobierno de intimidar y agredir a medios de comunicación, periodistas y miembros de organizaciones no gubernamentales”, dijo Denis Darce, director de proyectos de la CPDH.

Argumentó que al estar nacionalizada, ella tenía todos los derechos como nicaragüense, luego de tres décadas de vivir en este país y 21 años con estatus legal permanente, con familia, vivienda, pareja y un cargo como directora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS), además de ser activista del movimiento feminista nicaragüense.