• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia insistió este miércoles en que el diálogo nacional con “garantes internacionales” es la única vía para superar la crisis política y económica que sufre el país, y hacerle frente a las sanciones emitidas por EE. UU. contra altos funcionarios nicaragüenses y la posible aprobación de un proyecto de ley estadounidense contra Nicaragua.

“Esperamos que las funestas consecuencias del aislamiento internacional que sufrirá Nicaragua hagan reflexionar a los gobernantes para que, deponiendo sus egoísmos personales, piensen en la patria y se reinstale a la brevedad posible el diálogo”, manifestó la Alianza en un comunicado.

“La fuerte reacción norteamericana refleja una cierta frustración”

El pasado 16 de mayo, diferentes organizaciones civiles y empresariales iniciaron un proceso de diálogo con el Gobierno, en el que la Conferencia Episcopal de Nicaragua era mediadora y testigo, pero fue suspendido en julio y desde entonces no ha sido reinstalado.

La Alianza Cívica rechazó que la Orden Ejecutiva firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sea resultado del intervencionismo extranjero, como ha señalado el Gobierno nicaragüense.

La Alianza Cívica rechazó que la Orden Ejecutiva firmada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sea resultado del intervencionismo extranjero, como ha señalado el Gobierno nicaragüense.

“Son medidas extremas ante acciones extremas de injusticia”, que no pueden pasar desapercibidas por la comunidad internacional, enfatizó la organización cívica.

“El único responsable de este conflicto y de las consecuencias futuras es el Gobierno que ha violentado la Constitución, las leyes, la institucionalidad, los derechos humanos, que ha fomentado la corrupción”, añade el comunicado.

Los efectos

Ante el anuncio de las sanciones estadounidenses, el Instituto Nicaragüense de Desarrollo (INDE) también reafirmó su apoyo a que se abra el camino a las “necesarias y urgentes reformas democráticas”, que solo pueden obtenerse a través del diálogo nacional.

Trump emite sanciones para Nicaragua

“De prolongarse esta crisis, las repercusiones sociales y económicas serán gravísimas y en consecuencia, tendrán un impacto negativo en las libertades y derechos fundamentales, la lucha contra la pobreza, la generación de empleos y la prosperidad de los nicaragüenses”, señaló el INDE en un comunicado.

Alfredo César, presidente del Partido Conservador y diputado en la Asamblea Nacional, comentó que “la Orden Ejecutiva firmada por el presidente Trump es mucho más grave para el país que la misma Ley Nica-Magnitsky (aún en el Congreso estadounidense)”.

La orden de Trump “es la plataforma a través de la cual puede venir una serie de sanciones internacionales, que podrían incluir un bloqueo para Nicaragua, suspendiéndola del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos”, explicó César, quien fue presidente del Banco Central a inicios de la década de 1980.

Tesoro de EE. UU. sanciona a dos altos funcionarios públicos

“Desde el punto de vista político y financiero, es mucho más grave la situación de ahora para Nicaragua que en los años ochenta, cuando el entonces presidente de los EE. UU., Ronald Reagan, orientó sanciones contra el Gobierno de Nicaragua”, porque en aquel momento a este lo apoyaban algunos países y ahora está solo”, analizó César.

Las protestas en Nicaragua iniciaron en abril registrando enfrentamientos violentos, centenares de heridos y muertes

El exembajador de Nicaragua ante la Unión Europea, Róger Guevara Mena dijo que la Orden Ejecutiva firmada este martes por el presidente Trump, que manda a congelar activos y bienes dentro de la jurisdicción estadounidense a dos funcionarios nicaragüenses, podría causar un efecto negativo en la economía del país.

Aunque las sanciones son especificas, sus efectos restarían “credibilidad a la ya desgastada imagen del Gobierno”, declaró Guevara Mena.

Alianza Cívica insiste en que diálogo nacional es respuesta a la crisis en Nicaragua

Recordó que la disposición coloca a Nicaragua en la lista de países a los que EE. UU. ha declarado estado de emergencia, tal como sucedió en el pasado con Irán, Siria, Yemen, entre otros, con los que Washington ha tenido malas relaciones.

Estas sanciones colocan al país en una “situación muy delicada”, pero advierten a la sociedad nicaragüense y a la empresa privada a que dejen su “acción pasiva y complaciente”, y busquen una salida a la situación interna de Nicaragua, enfatizó.

Orden Ejecutiva extiende poderes para sancionar

Un jurista internacional, que pidió el anonimato, explicó a El Nuevo Diario que “la sanción a Rosario Murillo solo la afecta a ella; pero, la Orden Ejecutiva otorga poderes al Departamento de Estado y al Tesoro para sancionar a todos los que han actuado o pretendido actuar, directa o indirectamente, en nombre de cualquier persona cuya propiedad o participación en alguna propiedad son bloqueados a partir de esta orden”.

Sobre supuestas similitudes con sanciones al Gobierno de Venezuela, el jurista destacó que “esta Orden Ejecutiva (del presidente Donald Trump) es exclusiva para Nicaragua y como tal, estas sanciones son únicas con respecto a otros programas que se han ejecutado”.

Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, fue sancionada por el gobierno de EE. UU.

“La Orden Ejecutiva es la nueva herramienta para futuras sanciones. La Orden Ejecutiva no se limita solo los dos funcionarios sancionados; ellos son solo los primeros sancionados bajo esta herramienta ejecutiva.

​​Quirós: “Me llevaron esposada hasta la frontera”

Y no solo constituye una Magnitsky para Nicaragua; esta Orden Ejecutiva no solo brinda amplia autoridad para señalar a quienes cometen abusos contra los derechos humanos y actos de corrupción de forma directa, sino que también otorga poderes al Departamento de Estado y al Tesoro para sancionar a cualquier persona que menoscabe la democracia y a cualquier miembro del Gobierno de Nicaragua por alguna otra razón”, dijo el experto.