• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El riego es el que va a garantizar la capacidad productiva y los rendimientos en el sector agrícola, pero en Nicaragua la disponibilidad de sistemas de irrigación es menor al 10% y “ahí hay una brecha importante por trabajar”, opina Iván Felipe León, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Managua.

Nicaragua necesita avanzar en los mecanismos de cosecha de agua y utilización del agua, indicó León en esta entrevista con El Nuevo Diario, realizada durante la Semana de la Agricultura y la Alimentación, en Buenos Aires, Argentina.

Nicaragua necesita avanzar en los mecanismos de cosecha de agua y utilización del agua, indicó León en esta entrevista con El Nuevo Diario, realizada durante la Semana de la Agricultura y la Alimentación, en Buenos Aires, Argentina.

¿Qué tipo de proyectos desarrolla la FAO en Nicaragua y cuáles tienen continuidad?

La relación que normalmente establece la FAO con el Gobierno de Nicaragua, y normalmente con todos los Gobiernos del mundo, se basa en un documento que se llama “Marco Programático de País”.

Nicaragua, el segundo país de Latinoamérica con peor percepción de progreso

Nosotros hemos suscrito el programa de 2018 al 2021. En ese marco establecimos tres áreas de trabajo. Una es la inclusión productiva, enfocada en el desarrollo de inversiones rurales de emprendimientos, que está focalizado más en las poblaciones de más bajos recursos. Ahí hay una agenda de trabajo con jóvenes y mujeres.

Nosotros hemos suscrito el programa de 2018 al 2021. En ese marco establecimos tres áreas de trabajo. Una es la inclusión productiva, enfocada en el desarrollo de inversiones rurales de emprendimientos, que está focalizado más en las poblaciones de más bajos recursos. Ahí hay una agenda de trabajo con jóvenes y mujeres.

La segunda área es denominada innovación rural y tiene que ver con todo lo que es la productividad y competitividad de los productos agropecuarios nicaragüenses. Es una agenda que tiene que ver con asuntos de sanidad, innovación, el desarrollo de estudios sectoriales que permitan tomar decisiones de políticas públicas, orientadas a la productividad y la competitividad.

Y la tercera área es la de recursos naturales y cambio climático. Estamos trabajando con el INTA el tema de las semillas criollas y sobre temas de investigación participativa; estamos trabajando con el IPSA en la agenda sanitaria, y estamos acompañando al país en la evaluación sanitaria y fitosanitaria; estamos trabajando con el Mefcca en el fortalecimiento de capacidades de funcionarios públicos, pero, sobre todo, de funcionarios técnicos; estamos trabajando con el Inafor en la actualización del Plan Nacional Forestal y el Sistema Nacional Forestal.

Y tenemos una agenda muy interesante con Inpesca, en el tema específico de captura de langostas; estamos trabajando con el Ineter, en una agenda sobre información agroclimática para toma de decisiones. Entonces, mi opinión es que tenemos un programa robusto que esperamos siga creciendo, y sobre todo que siga contribuyendo al desarrollo de los nicaragüenses. Nuestro objetivo es lograr el hambre cero en Nicaragua y para eso tenemos que seguir trabajando, porque todavía hay un camino por recorrer.

En informes recientes de la FAO se habla de que la pobreza está creciendo en América Latina, ¿Cómo está en ese escenario Nicaragua?

Nicaragua es un país que, si uno analiza los datos de los últimos años, o décadas, ha venido avanzando muy positivamente en la reducción de la pobreza y del hambre. Sin embargo, es un país que tiene unos retos importantes.

Uno, por su ubicación geográfica, está entre los países que conforman el Corredor Seco de Centroamérica, y esa es una condición geográfica-climática que definitivamente afecta la producción y a la población, y los escenarios futuros sobre el clima no son los más favorables. Es decir, el cambio climático y la variabilidad climática van a seguir afectando, con períodos secos más intensos, y períodos húmedos o lluviosos más intensos. Ese es un tema que definitivamente es importante, y es un reto.

Pobreza acecha a mujeres del campo

Lo segundo es que desde el punto de vista económico y de crecimiento del país se han venido generando nuevas oportunidades para la inclusión de la población en las actividades económicas, que deben aún consolidarse en el tiempo. Es decir, hay que trabajar muy fuertemente en el desarrollo de cooperativas, desarrollo de emprendimientos productivos, la vinculación efectiva en los mercados.

Nicaragua es un país que, si uno analiza los datos de los últimos años, o décadas, ha venido avanzando muy positivamente en la reducción de la pobreza y del hambre. Sin embargo, es un país que tiene unos retos importantes.

Es un reto que sigue vigente aún en Nicaragua y que se debe trabajar, porque es lo que va a garantizar que aquellos que salgan de la pobreza y comiencen a ingresar a un nivel medio de la población se mantengan y no regresen a situación de pobreza.

Desde el punto de vista agropecuario y productivo, Nicaragua es un país agropecuario netamente. El aporte de la agricultura al producto interno bruto del país es muy importante, así como la generación de empleos de ese sector.

Sin embargo, es muy importante trabajar en la productividad de los cultivos. Los niveles de productividad de ciertos productos, que son granos básicos y algunos productos de agroexportación, aún pueden incrementarse. Hay condiciones para lograrlo, porque hay buena calidad de suelo y si se hace un buen manejo del agua disponible, además hay buena calidad de agua.

¿Cuál es el camino a seguir para lograrlo?

Creo que hay que especializar las áreas de producción, de alguna manera eso ha funcionado naturalmente, pero hay que invertir un poco más en el rol de ordenamiento productivo. Identificar; por ejemplo, qué tierras son más aptas para qué cultivo, y cómo esas tierras se deben manejar.

Ese tema de ordenamiento productivo es bastante importante. En segundo lugar está el tema de la semilla, que hay que trabajarlo en un aspecto amplio. Hay un tema asociado a las semillas criollas y a las semillas mejoradas.

Fideg: Pobreza extrema en Nicaragua aumentó en el 2017

Entonces, el tema de la semilla es un factor determinante para la productividad. Y el tercero es el agua. Si bien hay muy buena disponibilidad de agua, Nicaragua es el país que más agua continental tiene en Centroamérica.

Creo que hay que especializar las áreas de producción, de alguna manera eso ha funcionado naturalmente, pero hay que invertir un poco más en el rol de ordenamiento productivo. Identificar; por ejemplo, qué tierras son más aptas para qué cultivo, y cómo esas tierras se deben manejar.

Los niveles de precipitaciones varían de una zona a otra, pero en general, si uno lo compara con países de otras regiones, tiene mucho más alto niveles de precipitaciones, pero la gestión del agua no siempre es la más adecuada, porque el agua cae, pero se lava.

Entonces hay que avanzar mucho en los mecanismos de captura, cosecha de agua, utilización del agua, infraestructura de sistemas de riego. Eso es fundamental. Hay un dato que acaba de pasar el Ministerio de Agricultura de Nicaragua, sobre la disponibilidad de riego en las unidades productivas del país y es menor al 10%. Ahí hay una brecha importante por trabajar, porque el riego es el que va a garantizar la capacidad productiva y los rendimientos.

¿Podría haber un retroceso en el combate a la pobreza?

Está definido claramente a nivel mundial, no solo en Nicaragua, que la reducción de la pobreza está asociada a varios factores como el gasto público social. Es decir, cuánto se está invirtiendo en programas para incidir positivamente en la población más pobre y más vulnerable.

El crecimiento económico es también un factor importante para reducir la pobreza, porque está asociado a la generación de empleos, a la generación de oportunidades.

Funides: Crisis sociopolítica aumenta pobreza

Hay sectores y factores que venían aportando a la economía de manera muy importante, como el turismo, la inversión extranjera, la cooperación internacional, y todos estos elementos, ante la situación que vive actualmente el país y los datos oficiales, muestran que hay una retracción de la economía. Eso definitivamente va a impactar en los niveles de pobreza a como están actualmente, o en cómo prevenir que se incrementen los niveles de pobreza.

El crecimiento económico es también un factor importante para reducir la pobreza, porque está asociado a la generación de empleos, a la generación de oportunidades. 

Nosotros estamos en este momento viendo los escenarios. Hay un abanico de escenarios, desde uno menos positivo, hasta otro más positivo, pero creemos que en todos esos escenarios puede presentarse un incremento de los números de la pobreza, lo cual obviamente nos preocupa porque es nuestra misión como organización, pero creemos que podemos aportar en algo, de la mano de los diferentes actores del Estado nicaragüense, para tratar de que los números del hambre y la pobreza no se eleven en niveles demasiados altos.

Estamos haciendo nuestras proyecciones económicas y productivas, y estamos dialogando con el Gobierno para ver dónde consideran que la FAO puede contribuir más, para que esta situación no afecte a los más y las más vulnerables, que al final de cuenta son los pobres y son las gentes que normalmente están en las áreas rurales más marginadas.

¿Cuánto peso tiene el crecimiento económico en la reducción de la pobreza, o viceversa? Por ejemplo, según el FMI en Nicaragua se dará una contracción de 4% en este año.

Esas son relaciones que son complejas de hacer y no son lineales. Es decir, no significa que si la economía crece tantos puntos, la pobreza se va a reducir tantos puntos. Está comprobado que hay una relación, pero no es directamente proporcional.

Hay que ver cuáles son las situaciones asociadas al círculo vicioso de la pobreza. Es decir, estamos hablando de educación, salud, infraestructura, producción. Son una serie de factores.

Fideg: Si baja el consumo aumentaría la pobreza

Pudiese mantenerse un crecimiento económico no tan bueno, ni tan grande, y mantenerse una estabilización del porcentaje de pobres, siempre y cuando haya recursos que se puedan invertir para garantizar esas condiciones.

Hay que ver cuáles son las situaciones asociadas al círculo vicioso de la pobreza. Es decir, estamos hablando de educación, salud, infraestructura, producción. Son una serie de factores.

El tema de focalización es importante. Se trata de focalizar los recursos, que siempre son limitados, en las zonas y las áreas donde más pudiese haber vulnerabilidad de volver a niveles de pobreza, que antes se tenían.

Cuando se tiene limitados recursos, lo mejor es tener un análisis lo suficientemente robusto para decir: “Estos recursos limitados los coloco en este lu
gar, o en este tipo de políticas, o en este tipo de programa, porque son los que más nos van a ayudar a contener los números de crecimiento del hambre y la pobreza”. Sería muy triste para la región, para Nicaragua, para los y las nicaragüenses que eso pasara.