•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Henry Blanco, Sergio Hernández, Ausberto Solís y Rudy Ramos, trabajadores de Radio Darío, en León, fueron detenidos este lunes a las 6:50 p.m., por efectivos policiales y antidisturbios, quienes ingresaron violentamente a las instalaciones de esa empresa, que además fue desmantelada.

“La radio quedó fuera del aire, se llevaron todos los equipos, fue prácticamente desmantelada, detuvieron a cuatro compañeros de trabajo, nos amenazaron, entrevistaron, nos quitaron cédulas y celulares”, expresó Tania López, una de las periodistas que se encontraba en la empresa radial al momento que las fuerzas del orden irrumpieron violentamente.

La Radio Darío fue incendiada durante las protestas de abril. Cortesía/END

El asedio policial se registró desde horas de la tarde, se presentaron cuatro patrullas y unos 40 efectivos policiales y antidisturbios, se instalaron fuertemente armados frente a la empresa radial y a lo largo de la vía, además, negaron el acceso a circular tanto a peatones y automotores.

El pasado 21 de noviembre, Omar Alejandro López Lorío y Eduardo Patricio Linarte Amaya, ambos trabajadores del área de publicidad de dicha empresa radial fueron encarcelados, pero liberados después de nueve horas, sin ninguna explicación.

Radio Darío es uno de los medios de comunicación críticos al Gobierno, sus instalaciones fueron quemadas el pasado 20 de abril por simpatizantes sandinistas, en su interior se encontraban 14 personas que se salvaron de morir carbonizadas.

Aníbal Toruño, propietario de Radio Darío, ha denunciado que después del atentado que sufrió la empresa radial el 20 de abril, el asedio policial ha sido permanente.

Durante el operativo, los vecinos del barrio El Calvario estaban en las calles a pesar del fuerte dispositivo policial desplegado.

Otra empresa radial de León asediada por la Policía, es Radio Mi Voz. Su propietario Álvaro Montalván decidió suspender transmisiones desde el pasado jueves y cerrar temporalmente ese medio de comunicación, ante las amenazas y por seguridad de su familia y trabajadores.

Montalván denunció que el asedio policial continúa en contra de su persona y el medio de comunicación, y que las fuerzas del orden usurparon y destruyeron equipos técnicos y accesorios que se encontraban en una bodega ubicada a escasos metros de la emisora.

Montalván fue golpeado, retenido y acusado por supuesta obstrucción a las funciones policiales el pasado 31 de octubre. Fue liberado sin ningún tipo de explicación, y ahora se encuentra en una casa de refugio por seguridad.