•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Trabajadores de Radio Darío que anoche fueron detenidos por la Policía Nacional, denunciaron que mientras estuvieron en las celdas preventivas de León, oficiales los amenazaron y los llamaron “golpistas y terroristas”. 

Francisco Torres, uno de los periodistas que presenció el momento en que la Policía interrumpió en Radio Darío relató que al momento en que los trabajadores empezaban a salir de la radio, la Policía los retuvo y revisó e interrogó uno a uno. Luego los oficiales desmantelaron las instalaciones y se llevaron retenidos a cuatro trabajadores. 

Según los trabajadores, los oficiales que desmantelaron la emisora estaban a cargo del jefe de la delegación departamental de la Policía, comisionado mayor Fidel Domínguez, quien ordenó cortar el fluido eléctrico que alimentaba los equipos lo que ocasionó que Radio Darío estuviera fuera del aire al menos cuatro horas.  Anoche la Policía también asedió Radio Sky.

Henry Blanco, Ausberto Solís, Rudy Ramos y Sergio Hernández, son cuatro trabajadores que fueron llevados a la estación policial, a quienes liberaron a eso de las 10 de la noche de este lunes.

“Nos iban interrogando, nos quitaron celulares y cedula, repetían el discurso de que estamos trabajando en una radio ´golpista y terrorista´. Nos dijeron que saben Aníbal Toruño (dueño de la radio), financió los tranques, hicieron énfasis de que nos estaban tratando de buena forma, y de que la próxima vez no nos iban a tratar de esa manera, sino como de enemigos”, expresó uno de los trabajadores, quien sintió que las palabras de los uniformados son una “amenaza”.

Según Torres, la Policía les dijo que hicieran una reflexión, que buscaran trabajo en otro lugar, además de referirse a Aníbal Toruño como delincuente.   

“La policía lo que quiere es desintegrar por completo el equipo de trabajo que tiene la radio, lo que hicieron este lunes fue una violación a nuestros derechos como ciudadanos, como profesionales de la comunicación. Usurparon una propiedad privada sin ninguna orden judicial, tampoco tenían el derecho de apagar el medio de comunicación, están atentando con la libre empresa”, denunció Torres.

Según los trabajadores, los oficiales que desmantelaron la emisora estaban a cargo del jefe de la delegación departamental de la Policía.

Otra trabajadora de la radio quien evitó revelar su identidad por temor a represalia expresó que la policía se está ensañando en Radio Darío y Mi Voz. 

“Este tipo de arbitrariedad, de llegar a una empresa, retener a personas inocentes cansa y debe de parar, esa no es la verdadera labor de la policía”, expresó la mujer.  

Radio Darío tiene más de 50 años de haber sido fundada. El pasado 20 de abril sus instalaciones fueron quemadas y desde ese momento se mantiene asediada por la Policía, según los trabajadores.