•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Laxmi Peralta, de 21 años, es una estudiante activa de la Universidad Centroamericana (UCA), donde cursa el quinto año de Arquitectura con una beca arancelaria del 100% que recibió en 2015. Es parte de los miles de beneficiados con el 6% del presupuesto estatal que recibe este centro jesuita.

En 2017, según el último reporte de la UCA, de 9,189 estudiantes, un total de 4,858 reciben subvenciones parciales o completas otorgadas con el presupuesto estatal para las universidades, que la progubernamental Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN) solicitó este lunes que le quiten.

Peralta expresó su agradecimiento a los nicaragüenses que con sus impuestos han contribuido a formarla profesionalmente durante los últimos cinco años, pero se mostró alarmada por la amenaza que hizo este lunes Luis Andino, presidente de UNEN, al solicitar a la Asamblea Nacional que excluya a la UCA de la partida del 6%.

“Sería un grave error” quitarle el 6% a la UCA, afirmó la estudiante de Arquitectura, porque “afectarían a los alumnos activos y a los que quisieran entrar y no tienen la posibilidad de pagar una universidad privada”.

“Hay alumnos que vienen de los departamentos y dicen que en las universidades que hay ahí no imparten Arquitectura; entonces buscan Managua”, comentó Laxmi Peralta.

Ella cursa una de las carreras más caras de la UCA y admite que si no hubiera tenido una beca, sus padres habrían tenido que pagar entre US$1,200 y US$1,500 anuales, lo que para muchas familias es difícil.

Las autoridades de la UCA han demandado respeto a los derechos humanos y civiles de los nicaragüenses, en especial de los estudiantes universitarios, tras la represión gubernamental a las protestas iniciadas en abril; y el rector José Alberto Idiáquez participó en el diálogo nacional como parte de la sociedad civil.

Fondos públicos

Walter Cornavaca, de 24 años, es otro beneficiado por el 6% que logró graduarse porque fue becado con el 100% de aranceles en la UCA. Relata que cuando culminó la secundaria, su familia pasaba por una crisis económica y tuvo que optar a las subvenciones otorgadas por la universidad con fondos del 6% del Presupuesto General de la República.

“Mis padres estaban mal, económicamente hablando, porque pasaban una crisis financiera fuerte; entonces, obtener esa beca nos ayudó a que la crisis fuera más llevadera, pues yo tendría la oportunidad de estudiar”, recuerda el hoy licenciado en Administración de Empresas.

Cornavaca también recibió durante los años de estudio un estipendio de C$800 por excelencia académica, que le ayudaba a sustentar gastos de pasajes y papelería solicitada por los profesores.

Organizaciones estudiantiles de diversas partes del país se pronunciaron a favor de que se mantenga el 6% para la UCA. Óscar Sánchez/END

Actualmente, diez universidades públicas y privadas de Nicaragua reciben presupuesto estatal gracias a la Ley 89 o Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior, la cual establece que el 6% del PGR será entregado a las casas de estudio superior que la ley establezca.

El Presupuesto General de la República es financiado con dinero de la recaudación de impuestos, donaciones y préstamos internacionales.

Viola la ley

Organizaciones estudiantiles de Carazo, Managua y Matagalpa expresaron este martes su rechazo a la solicitud de UNEN de quitar la partida del 6% a la UCA, porque la consideran “una violación al derecho a la educación superior” que todo joven tiene.

Además, la califican de flagrante violación a la Ley 89, en la cual se especifica que ninguna institución de educación superior se encuentra subordinada a las decisiones del Gobierno.

El Comité de Estudiantes Autoconvocados de la Universidad Americana (CEA-UAM) denunció que la acción sugerida por UNEN es “un acto de represión contra aquellos que han alzado su voz exigiendo justicia y democracia”.

El Movimiento por la Autonomía Universitaria de la Facultad Regional Multidisciplinaria (Farem-Carazo) extendió su solidaridad con la UCA, afirmando que desconocen a los dirigentes de  UNEN por su afinidad con el Gobierno y que el 6% que recibe la UCA “no es un regalo, sino un derecho de los estudiantes.