•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de  Nicaragua (CEN), dijo este martes que la Iglesia “no pretende tener una confrontación con el Gobierno” y llamó a vivir el tiempo litúrgico de adviento con la esperanza en que el Señor lleve a cada persona por el camino de la verdad, la justicia, la libertad y el amor. 

El presidente de la República, Daniel Ortega, vinculó nuevamente a los obispos como parte de lo que él llama “las fuerzas golpistas”, que según el mandatario, trataron de ejecutar un golpe de Estado, aprovechando las protestas antigubernamentales iniciadas en abril pasado.

“Nosotros no tenemos ninguna confrontación ni pretendemos tener una confrontación con el Gobierno”, sostuvo Brenes a El Nuevo Diario, recalcando que “como iglesia y como pastores somos hombres de esperanza. El mensaje (de los obispos) no es un mensaje confrontativo, no va un mensaje dirigido directamente al Gobierno, hemos dado un mensaje dirigido a nuestros fieles, hombres y mujeres de buena voluntad”.

El 1 de diciembre la CEN emitió un mensaje de adviento exhortando de nuevo al diálogo nacional para solucionar la actual crisis política en el país.

“Es un mensaje que invita a la reflexión, no es un mensaje para leerlo solo un momentito, hay que meditarlo, hay que pedirle luces al Espíritu Santo, esa ha sido la intención, lo hicimos en adviento, porque es un tiempo de esperanza, un tiempo de espera gozoso, conmemorar el nacimiento del Señor significa manifestarle la confianza plena, él es nuestro camino”, enfatizó Brenes.

“Nunca hemos llamado a la violencia”

Por su parte, monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, enfatizó que los obispos siempre han estado a favor de la paz  y promoviendo el entendimiento a través del diálogo. 

“Nunca hemos llamado a la violencia, nunca hemos estado promoviendo ningún tipo de actividad ilegal. Nuestra posición ha sido clara y es la misma, seguimos siendo promotores del entendimiento y del diálogo y de una salida pacífica a la crisis nacional”, expresó Báez.

“Como hombres de fe vivimos nuestra vocación, muy unidos a Cristo e iluminados por el Evangelio, aparte de eso, la gente nos conoce y eso es lo mejor”, añadió.

Respecto a los señalamientos del presidente Ortega, monseñor Boanerges Carballo, vicario de pastoral de la Arquidiócesis de Managua, sostuvo que  “los obispos en sus mensajes también nos dicen, que aún en circunstancias adversas, las críticas, las campañas de difamación deben ser vividas desde la fe, respondiendo con oración, respondiendo con coherencia de fe”. 

“Estos momentos difíciles que vivimos”, dijo Carballo, “no son momentos para llenarnos de odio, sino para orar, para perdonar, para doblar rodillas, para que puedan haber de verdad nuevos tiempos para Nicaragua”.     

Monseñor Leopoldo Brenes. Archivo/END

“Es cierto que todos somos protagonistas de una situación de la coyuntura política, pero hay que entender cuál es la misión de la Iglesia, los obispos lo dicen, recientemente sacaron un mensaje y lo dicen literalmente. Esta reflexión es desde la fe y solo desde la fe se entiende el llamado a vivir y a descubrir los caminos hacia nuevos horizontes, con esperanza y con actitudes positivas”, añadió Carballo.