•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El coronel en retiro Carlos Brenes, quien luchó para derrocar al dictador Anastasio Somoza Debayle en los años 70, enfrenta juicio por los delitos de terrorismo, crimen organizado, entorpecimiento de servicios públicos y daño agravado.

Brenes, de 63 años, fue fundador del extinto Ejército Popular Sandinista (EPS), actualmente Ejército de Nicaragua.

Relator de CIDH: “en Nicaragua se instala un Estado de terror”

El coronel retirado supuestamente cometió los delitos mientras participaba en protestas contra el Gobierno en el departamento de Carazo, entre abril y julio pasado.

El fundador del Ejército de Nicaragua Carlos Brenes / Archivo Junto con Brenes son acusados los mayores en retiro de las Fuerzas Armadas, Tomás Maldonado Pérez y Roberto Danilo Samcam, este último en ausencia.

Los militares retirados forman parte de una lista de más 600 personas encarceladas por protestar contra el Gobierno.

En agosto pasado los familiares del coronel en retiro denunciaron que su detención fue arbitraria y que realizaron un allanamiento ilegal a su vivienda bajo el mando del segundo jefe de la Policía Nacional, comisionado general Ramón Avellán.

A Brenes lo detuvieron en Peñas Blancas cuando intentaba ir a Costa Rica para su acostumbrado chequeo médico, ya que a sus 63 años padece de diabetes, según su familia.

En el escrito acusatorio contra el coronel en retiro Carlos Brenes se asegura que convocaba a las reuniones en las que presuntamente participaron quienes después estuvieron en los tranques antigubernamentales en Diriamba y Jinotepe.

Los exmilitares Carlos Brenes y Tomás Pérez Maldonado / Archivo La Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH advirtió hoy que a las personas detenidas en el contexto de las protestas se les viola las garantías del libre proceso y que los juicios son realizados a puerta cerrada sin la presencia de organismos de derechos humanos.

Juez dicta libertad para maratonista Alex Vanegas, pero orden aún no se cumple

La crisis en Nicaragua inició el pasado 18 de abril por las reformas al seguro social que dejaron más de 300 muertos, al menos 2,000 heridos y miles de exiliados ante amenazas e intimidación, según organismos de derechos humanos.