•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un completo misterio siguen siendo tanto la identidad de los autores como el móvil del crimen del que fue víctima hace tres meses y dos días el ex jugador de béisbol de Rivas, Adalid López Paguaga de 32 años.

La incertudumbre por el crimen sin resolver ha prolongado el dolor y el sufrimiento de una reconocida familia beisbolera de esta ciudad, que cada día despierta con la esperanza de  conocer la verdad de los hechos y que se haga justicia.

La víctima era hijo del ex manager del béisbol de Primera División Adalid López Espinoza y sobrino del ex pelotero de la selección nacional Edgar López y su crimen causó conmoción entre su familia y la ciudadanía rivense.

Como se recordará, el hecho sangriento ocurrió la madrugada del 5 de septiembre y quedó al descubierto cuando dos personas divisaron el cuerpo sin vida de Adalid Jr  sobre el kilómetro 112.3 de la carretera que une la ciudad de Rivas con el municipio de Tola.

Inicialmente se creía que se trataba de un accidente de tránsito, sin embargo, al llegar al lugar de los hechos e iniciar sus investigaciones la policía y el médico forense, constataron que se trató de un homicidio.

“A la fecha no sabemos qué fue lo que le ocurrió, ni por qué, ni quiénes mataron a mi hijo y esto me mantiene inconforme y con sed de justicia”, explicó Adalid padre, quien militó en el béisbol de primera división con el equipo de Rivas entre 1984 y 1995, y años después se destacó como manager.

Urgido por conocer la verdad de los hechos y dar con el paradero de los autores del crimen, Adalid, hasta optó  por colocar este 5 de diciembre una pancarta con la foto de su hijo, a orillas de la carretera donde  ocurrieron los hechos.

“Esto lo hice para hacerles saber a los asesinos que la muerte de mi hijo no se me va a olvidar, porque recuerdo a cada instante el dolor y sufrimiento al que lo sometieron y en la pancarta les dejó claro que estoy necesitado de conocer la verdad y buscar a los culpables”, expresó.

Adalid Jr fue visto con vida por última vez a eso de las 2 de la madrugada del 5 de septiembre, cuando salió de un local recreativo ubicado de la rotonda de Rivas, 220 metros al sur  y dos horas después apareció sin vida.

La policía de Rivas, informó que en las investigaciones dirigidas a resolver este crimen tienen múltiples líneas de información y que existen buenas expectativas para su esclarecimiento.

El cuerpo de Adalid López Jr. fue enocntrado a un kilómetro de su casa, sobre la carretera entre la ciudad de Rivas y el municipio de Tola.

Según el dictamen del médico forense Luis Ocampo Jara, la muerte de Adalid jr, ocurrió entre las 3 y 4 de la madrugada y explica que la causa de su muerte fue una hemorragia masiva y shock hipovolémico.

Así mismo se revela que "el cuerpo de la víctima, presentaba cortes contusos de 15 y 16 centímetros en su rostro, más heridas cortantes en sus  brazos y lesiones con señales de que había sido arrastrado en el tórax, abdomen, glúteos y extremidades”.

El documento también aclara que en la escena del crimen no se observó huellas de deslizamiento de vehículos ni vidrios rotos.

Cabe destacar que en la escena del crimen tampoco se encontró la moto en la que se movilizaba la víctima, quien incursionó en el béisbol de primera división entre el 2008 y 2009 y  habitaba en el barrio Pedro Espinoza de esta ciudad, a un kilómetro en dirección oeste de donde fue encontrado muerto.